UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

Una investigación de la UPV/EHU ha concluido que no hay un impacto significativo de las actividades industriales y sanitarias pasadas y presentes

El grupo de investigación Radiactividad Ambiental de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Bilbao ha realizado una investigación en la que han determinado la concentración de radionucleidos en el aire ambiente de Bilbao. Los datos obtenidos muestran que las concentraciones de actividad de los radionucleidos determinados se encuentran próximas a los valores mínimos reseñados por el Comité Científico de las Naciones Unidas para el Estudio de los Efectos de las Radiaciones Atómicas (UNSCEAR).

El Laboratorio de Medidas de Baja Actividad de la UPV/EHU se encarga, entre otras cosas, del control radiológico en la CAPV, en el marco de las redes dispuestas por el Consejo de Seguridad Nuclear en el marco estatal. Este control radiológico implica el análisis de varios radionucleidos en los distintos compartimentos ambientales, tales como aguas continentales y marinas, suelos, biota y el aire ambiente. Los radionucleidos son partículas (núcleos) inestables, por su composición nuclear, que al desintegrarse emiten partículas (alfa o beta) y/o radiaciones, proceso que llamamos radiactividad.

Investigadores del Departamento de Ingeniería Nuclear y Mecánica de Fluidos de la Escuela de Ingeniería de Bilbao han realizado un estudio para determinar la concentración de actividad de los radionucleidos en el aire de Bilbao. Entre ellos, los radionucleidos de vida corta “son los que más contribuyen a la dosis debida a la inhalación”, explica Saroa Rozas, investigadora del grupo de investigación Radiactividad Ambiental. Los miembros del grupo han llevado a cabo medidas in situ y un muestreo en continuo de partículas en suspensión todas las semanas a lo largo de un año, desde junio de 2013 hasta junio de 2014. Las medidas las han realizado en la estación de muestreo de aire situada en la azotea de la propia escuela. Se consideró que Bilbao era el lugar apropiado para realizar un estudio de este tipo, por su reciente pasado industrial, el cual pudo haber tenido y puede aún tener influencia sobre la calidad radiológica de su aire, y por tratarse de una zona urbana rodeada por cadenas montañosas.

Los resultados obtenidos muestran que las concentraciones de actividad de los radionucleidos determinados, pertenecientes a las cadenas radiactivas del uranio y del torio, además de 7Be y 40K, se encuentran en torno a los valores mínimos publicados por el Comité Científico de las Naciones Unidas para el Estudio de los Efectos de las Radiaciones Atómicas (UNSCEAR), en los cuales se tienen en cuenta las concentraciones en diferentes partes del mundo. Otros radionucleidos, de origen artificial, no están presentes en el aire ambiente de Bilbao o se encuentran a muy bajas concentraciones de actividad en el mismo.

Una novedosa metodología

La determinación de la concentración de radionucleidos en el aire ambiente conlleva cierta complejidad, ya que al hecho de que algunos radionucleidos tengan tiempos de vida relativamente cortos, se suma el que los radionucleidos se liberen desde el suelo en forma de gas o partícula y que se formen en la atmósfera a partir de la desintegración de los precursores de las cadenas radiactivas. Además, la concentración de radionucleidos en el aire ambiente puede estar afectada por las emisiones de determinadas actividades industriales y sanitarias, de tal forma que en ocasiones pueden llegar a alcanzarse valores inusuales y puede aumentar la exposición de las personas. Así, la determinación de la concentración de radionucleidos no solo sirve para conocer la calidad radiológica del aire, también sirve para estimar el riesgo radiológico para las personas y establecer medidas de precaución o medidas correctoras, cuando son necesarias.

Según explica Rozas, “la principal novedad de esta investigación es la metodología utilizada, el procedimiento llevado a cabo para poder determinar la concentración de actividad de radionucleidos de vida corta”. “Es complejo, ya que hay que realizarlo de forma rápida, seleccionar unas determinadas energías de emisión de los radionucleidos…”, añade. Además, en las ecuaciones que se utilizan en lo que se refiere a desintegración radiactiva “se han incluido términos de captación atmosférica, aplicándose a los procesos de muestreo, preparación de muestra y medida”, explica la investigadora. Este procedimiento podría ser utilizado en otros casos. “De hecho, este mismo método analítico ha sido utilizado para determinar la concentración de actividad de los radionucleidos en una actividad industrial como es la soldadura”.

Información complementaria

El grupo de investigación Radiactividad Ambiental del Departamento de Ingeniería Nuclear y Mecánica de Fluidos de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Bilbao está compuesto por Margarita Herranz, Raquel Idoeta, Natalia Alegría, Saroa Rozas y Fernando Legarda.

Referencias bibliográficas

Rozas, S., Idoeta, R., Alegría, N., Herranz, M. (2016). “Radiological characterisation and radon equilibrium factor in the outdoor air of a post-industrial urban área”. J. Environ. Radioact. 151 (1), 126–135. doi:10.1016/j.jenvrad.2015.09.023.

Etiquetado con:

Noticia clasificada como: Investigación universitariaUniversidades del País Vasco

Te gustó este artículo? Subscríbete a mi RSS feed