UNIVERSIDAD CATÓLICA SAN ANTONIO DE MURCIA

Jornada Tomista

Enrique Martínez García, miembro ordinario de la Pontificia Academia de Santo Tomás de Aquino ha presentado esta mañana el Máster Oficial en Filosofía Cristiana de la UCAM que dirige

La Universidad Católica de Murcia ha celebrado esta mañana la Jornada Tomista ‘La filosofía cristiana’ organizada por el vicerrectorado de Extensión Universitaria, el Máster Oficial en Filosofía Cristiana y la Cátedra Santo Tomás de Aquino.

El vicerrector de Extensión Universitaria, Antonio Alcaraz, ha abierto la jornada, y ha asegurado, haciendo referencia a la relación entre fe y razón, que “vivimos en una sociedad en la que las cosas más fundamentales se niegan. Por eso asistimos a un mundo de diálogos de sordos”. Por su parte, Enrique Martínez García, miembro ordinario de la Pontificia Academia de Santo Tomás de Aquino ha destacado que el objetivo de este acto es demostrar la armonía que existe entre ambos atributos, y ha asegurado que “la fe perfecciona a la razón”. Del mismo modo, ha resaltado la importancia de la filosofía cristiana “que tan necesaria es”. “Se trata de mostrar cómo los principios de la filosofía cristiana son capaces de iluminar el ámbito educativo, sociología, de la política, de iluminar la comprensión acerca de lo que es el hombre”, ha añadido.

¿Por qué Santo Tomás?

Según ha señalado Enrique Martínez durante su intervención, existe un número enorme de pensadores en la filosofía cristiana “con aportaciones importantes”, pero matiza que en el pensamiento de Santo Tomás de Aquino se encuentran todos identificados. “Santo Tomás, que por eso es el doctor común de la Iglesia, aglutina de algún modo a todos los otros pensadores de la filosofía cristiana, en esa síntesis admirable que es su pensamiento”, ha asegurado.

Además, durante el desarrollo de la Jornada se ha presentado el Máster Oficial en Filosofía Cristiana que imparte como novedad la Universidad Católica de Murcia. Su director, Enrique Martínez ha indicado que este postgrado ha vertebrado sus contenidos en torno a uno de los conceptos de mayor riqueza inteligible para la Filosofía, que es el de persona, cuyo desarrollo histórico se debió precisamente a la luz de la fe; y, además, ha tomado como maestro más representativo de esta Filosofía cristiana a Santo Tomás de Aquino.