UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

Itziar Etxebarria ha presentado ante el Claustro la memoria 2015 de la Defensoría Universitaria

Tras la constitución del nuevo Claustro universitario, la Aldezle de la UPV/EHU, Itziar Etxebarria, ha presentado en esta primera sesión celebrada hoy, día 25 de febrero, la memoria anual de actividades de la defensoría universitaria. “El número de quejas ha disminuido y, en general, los problemas que hemos debido afrontar a lo largo de este año no han sido tan graves y complejos”, ha resaltado en su informe.

En total, han acudido a la oficina de la Aldezle 131 personas (frente a 153 de 2014 y 144 en 2013) y el número de asuntos abordados ha sido 139 (frente a 164 en 2014 y 137 en 2013). La diferencia entre personas y asuntos se explica porque varias personas pueden haber planteado más de un asunto, al tiempo que algunos temas pueden haber sido planteados conjuntamente por varias personas.

De las 131 personas que han acudido a la defensoría, 67 eran mujeres y 64 varones. “En los últimos años la proporción entre sexos se corresponde cada vez más con su proporción real en el seno de la UPV/EHU”, ha señalado la Aldezle. De los 139 asuntos citados, inicialmente 27 se plantearon en euskera, 111 en castellano y 1 en inglés.

Por colectivos, el alumnado ha planteado 67 cuestiones, el personal docente e investigador 42 y el personal de administración y servicios 16. “Los porcentajes de estos años resultan más lógicos que los de años anteriores, en que el profesorado estaba sobrerrepresentado”, indica Itziar Etxebarria. Otros 14 asuntos hacen referencia a problemas de la universidad (sobre acceso, plazas, etc.), pero planteados por personas ajenas a esta.

La temática de los asuntos abordados difiere en función de los colectivos. Así, en el caso del alumnado, los temas más frecuentes han sido la evaluación por parte del profesorado, la gestión de la docencia, la evaluación por compensación, las becas o las tesis doctorales, tema este último “que destaca este año, quizás debido a los últimos cambios de normativa”, señala el informe. En el caso del personal docente e investigador, los temas más habituales han sido las cuestiones referidas a plazas y bolsas de sustitución, asignación de docencia y complementos adicionales, mientras que la categoría referida a conflictos con otros compañeros o compañeras de trabajo presenta una frecuencia bastante más baja que en años anteriores. Por lo que se refiere al personal de administración y servicios, destacan los asuntos relacionados con las condiciones laborales.

Por campus, de los asuntos atendidos que han surgido de la misma universidad, 63 provenían del Campus de Bizkaia, 40 del Campus de Gipuzkoa y 22 del Campus de Álava. “La proporción entre los campus se corresponde bastante con la real, si bien este año el Campus de Gipuzkoa tiene una mayor presencia de la que lógicamente sería esperable”, indica el informe.

En cuanto a la naturaleza de los asuntos, en 84 de los casos se ha tratado de consultas; 50 han sido quejas y 5 peticiones de mediación. “Este año el número de consultas se mantiene al mismo nivel de 2014 (83, en 2014). En cambio, el número de quejas baja sensiblemente, aunque finalmente el número de quejas estimadas se mantiene muy similar al del año pasado”, ha indicado la Aldezle. En efecto, si en 2014 fueron estimadas 21 quejas (56,8% de las admitidas a trámite), en 2015 lo fueron 20 (62,5%). En cuanto a la respuesta obtenida de las personas u órganos a los que se ha dirigido la oficina de la Aldezle para dar solución a las quejas estimadas, esta ha sido “positiva” en 18 de las 20 quejas, y “parcialmente positiva” en las dos restantes.

En sus recomendaciones finales, la Aldezle ha resaltado un problema en el que a su juicio se ha avanzado poco: la falta de respuesta a recursos y escritos presentados por miembros de la comunidad universitaria. “Son muchos los servicios y autoridades que responden puntual y motivadamente a los recursos o peticiones de los miembros de la comunidad universitaria. Sin embargo, todavía persiste en algunas personas la idea de que responder de forma pertinente, motivada y en un plazo razonable es una mera opción. Conviene dejarlo claro: responder, y hacerlo con rigor, no es una opción, es una obligación”, ha destacado. Por otra parte, la Aldezle ha instado al equipo de gobierno a que tome “medidas para tratar de agilizar los trámites y recortar los plazos de respuesta”.

Como reflexión final, la Aldezle ha indicado: ”No estamos, ni de lejos, ante el panorama que nos encontramos cuando esta institución inició su andadura. Eso no significa que nuestra universidad sea un oasis de calma, donde los problemas sean menores. Muy al contrario, como otras universidades del entorno, en estos momentos nuestra universidad está pasando por una situación difícil, cuyos efectos desmoralizadores son perceptibles en la comunidad universitaria”. Tras mencionar en ese sentido diversas medidas del Gobierno central y del Gobierno Vasco, señala: “Todos y cada uno de los miembros de la comunidad universitaria debemos seguir dando lo mejor de nosotros y nosotras para hacer de la UPV/EHU una universidad pública excelente. Pero este esfuerzo, si no encuentra mayor apoyo y reconocimiento por parte de los poderes públicos, no se sostendrá indefinidamente”.