UNIVERSIDAD DE NAVARRA

– El ministro de Justicia participa en los actos de celebración del patrón de la Facultad de Derecho de la Universidad de Navarra

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha afirmado en la Universidad de Navarra que las instituciones españolas son hoy “más fuertes contra la corrupción que en el pasado” y cuentan con “mejores herramientas”. Ha subrayado que el Gobierno “ha promovido el paquete de leyes de regeneración democrática más importante de nuestra democracia”, pero ha reconocido, no obstante, que “conocemos casos de corrupción con demasiada frecuencia; pero si salen a la luz es porque el sistema funciona”, ha apostillado.

En declaraciones a los periodistas, Catalá también se ha referido al suspenso temporal de la actividad de la Consejería de la Generalitat de Catalunya que pretendía ejercer la representación internacional del Ejecutivo autonómico: “Es una actividad absolutamente contraria a sus competencias. Según la Constitución y los estatutos de autonomía, la representación exterior del Estado le corresponde al Gobierno central”. Por ello, la admisión del recurso por parte del Tribunal Constitucional y, por lo tanto, la suspensión de la actividad, supone el “funcionamiento normal de las instituciones”.

Entrega de la Cruz de Honor de San Raimundo de Peñafort

Tras la conferencia, el ministro de Justicia ha participado en la entrega de premios de los concursos de la Facultad de Derecho Litis Simulatio y Dikaios, premios Aranzadi, los extraordinarios de fin de carrera y doctorado, el XVII premio “Francisco de Asís Sancho Rebullida” y la imposición de la Cruz de Honor de San Raimundo de Peñafort al catedrático de la Universidad de Navarra Ángel J. Gómez Montoro.

Este último galardón lo concede el Ministerio de Justicia a los profesionales que han obtenido méritos en el ámbito de la Justicia, o para recompensar hechos distinguidos o servicios relevantes, de carácter civil, en el campo del Derecho y la Jurisprudencia.

Tras recibir la distinción, el profesor Gómez Montoro ha afirmado que “vivimos en nuestro país tiempos complicados, tiempos que, en cierto modo, están poniendo a prueba nuestro orden constitucional. Algunos se empeñan en contraponer ley y democracia; Estado de Derecho y voluntad popular”. A su juicio, “el Derecho no es la panacea de todos los problemas, pero sin él no es posible ni la libertad, ni la igualdad ni la justicia”.

El catedrático ha agradecido el reconocimiento al ministro de Justicia, al rector de la Universidad y a las personas e instituciones que le han ofrecido la oportunidad de estudiar y enseñar Derecho. En especial, a la Universidad de Navarra, donde, según sus palabras, encontró “el ambiente con el que sueña todo verdadero universitario: un empeño en la investigación de calidad; una auténtica preocupación por la docencia; y un ambiente de amistad, respeto y colaboración”.

Carisma y vocación de servicio

El ministro de Justicia ha definido al profesor Gómez Montoro como “un claro ejemplo” de servicio al derecho y a las leyes. “Muchos son los méritos logrados a lo largo de tu vida dedicada al derecho, en la que sobresale la actividad académica. Tu compromiso con la Universidad ha ido más allá de la docencia y de la investigación, pues has asumido importantes responsabilidades académicas fuera y dentro de la Universidad de Navarra”, ha destacado dirigiéndose al galardonado.

Rafael Catalá ha remarcado el merecido reconocimiento a su trayectoria “como jurista, como investigador y como docente”, con el deseo de que siga impartiendo su magisterio a futuras generaciones” con el mismo compromiso, y con el mismo carisma y vocación de servicio que caracteriza a la Universidad de Navarra”.

Otros premios

Durante el acto también se ha entregado el XVII Premio Francisco de Asís Sancho Rebullida a la mejor tesis en Derecho Civil defendida en España a Juan Pablo Murga, de la Universidad de Sevilla. El galardón consiste en 6.000 euros, que aporta la Fundación Caja Navarra, un diploma y la oportunidad de que la editorial Thomson Reuters-Aranzadi publique el estudio.

Asimismo, se concedieron los premios Aranzadi, concedidos por la editorial, a los tres mejores expedientes de grado: José Ramón Tudanca (tercer premio), Marina Fernández Iracheta (segundo premio) y Guillermo Andrés Morales (primer premio). Este último también recibió el Premio Extraordinario Fin de Carrera. Por su parte, Beatriz Goena obtuvo el Premio Extraordinario de Doctorado. Por último, se concedieron los premios a los ganadores de la competición Litis Simulatio y del certamen Dikaios.