UNIVERSIDAD DE BARCELONA

Esta tecnología podría usarse para la formación de los facultativos

Un equipo interdisciplinar de la Universidad de Barcelona y del University College de Londres (UCL) ha utilizado la realidad virtual para analizar la respuesta en situaciones de estrés de un grupo de médicos de atención primaria, tanto séniores como en formación. En el experimento, publicado en la revista científica PLOS ONE, los veintiún participantes debían tratar con pacientes que exigían ser recetados con antibióticos, a pesar de que sus síntomas no hacían necesario el uso de estos medicamentos. Los resultados preliminares parecen indicar que los médicos con más experiencia resisten mejor las demandas de los pacientes. Según los investigadores, estos entornos de realidad virtual podrían ser útiles para formar a médicos y otros profesionales en la gestión de este tipo de situaciones.

El problema del uso inadecuado de los antibióticos

El trabajo, que han dirigido Mel Slater, investigador ICREA del Grupo de Investigación Entornos Virtuales en Neurociencias y Tecnología Experimental (Event Lab) de la Universidad de Barcelona, y Sylvie Delacroix (UCL), tenía un doble objetivo. Por un lado, examinar la respuesta de los facultativos al entorno virtual y, por otro, comprobar la reacción de médicos experimentados y en formación ante las demandas de los pacientes respecto a la prescripción de antibióticos. El uso inadecuado y el consumo abusivo de este tipo de fármacos es una de las causas de su pérdida de eficacia para tratar las infecciones. Datos recientes del Centro Europeo para el Control y Prevención de Enfermedades y la Agencia Europea de Medicamentos permiten estimar que cada año mueren en Europa 25.000 personas como consecuencia directa de infecciones por bacterias multirresistentes a los antibióticos.

«La mayoría de los estudios sobre el comportamiento de los médicos en cuanto a las prescripciones se basan en encuestas y entrevistas a los propios facultativos o a los pacientes, con las limitaciones que este tipo de investigación presenta. Más de veinticinco años de investigación en realidad virtual han demostrado que las personas tienden a responder de manera realista a los eventos y situaciones virtuales; por lo que puede ser útil llevar a cabo este tipo de estudios para analizar el comportamiento de los médicos en una situación tan relevante como la prescripción de antibióticos», explica Mel Slater.

Una consulta virtual

El experimento ha consistido en colocar a los participantes, gracias a unas gafas de realidad virtual inmersiva, en una sala de consulta virtual en la que entran una madre de unos sesenta años y su hija. La madre comienza a quejarse de dolor de garganta y una pequeña tos, mientras su hija explica que su madre tenía los mismos síntomas el año pasado y que desaparecieron después de tomar antibióticos. Toda la sintomatología de la paciente indica que se trata de un virus, ante los cuales los antibióticos no serían efectivos; por lo que los participantes sugieren otro tipo de remedios. Ante esta prescripción, el personaje virtual de la hija se enoja cada vez más y acusa al médico de no prescribir los antibióticos a causa de los recortes sanitarios y porque nadie se preocupa de los ancianos.

La prescripción final de los participantes fue diferente según su experiencia laboral. De los nueve médicos en formación que participaron en el estudio, ocho prescribieron los antibióticos al paciente; mientras que de los doce médicos de cabecera séniores, solo lo hicieron siete. «Aunque los resultados son preliminares, y todavía hacen falta más estudios para comprobar esta relación, el trabajo apunta a que los doctores con más experiencia serían menos propensos a prescribir antibióticos ante la presión del paciente. Sin embargo, más elocuente que las estadísticas fue el grado de estrés exhibido por los participantes durante el cara a cara con los pacientes, a pesar de que los personajes y la situación eran completamente virtuales», recuerda Mel Slater.

Un cambio en la formación de los facultativos

El lenguaje corporal durante el experimento, así como los comentarios posteriores de los participantes respecto a la sensación de realidad vivida en el entorno virtual, hacen que los investigadores del estudio propongan aplicar este tipo de escenarios a la formación de médicos. «La idea de que los profesionales pueden experimentar este tipo de dilemas éticos en la realidad virtual antes de enfrentarse a ellos en la consulta real podría dar lugar a un cambio profundo en la educación y la formación de los profesionales», concluye Mel Slater.

Referencia del artículo:

Pan, X.; Slater, M.; Beacco, A.; Navarro, X.; Bellido Rivas, A. I.; Swapp, D.; Hale, J.; Forbes, P.; Denvir, C.; Hamilton, A. F. d. C., y Delacroix, S. (2016). «The responses of medical general practitioners to unreasonable patient demand for antibiotics – A study of medical ethics using immersive virtual reality», PLOS ONE, febrero de 2016. Doi: 10.1371/journal.pone.0146837