UNIVERSIDAD DE NAVARRA

– Un estudio elaborado por la Universidad de Navarra dentro del proyecto “Por una comida sana” analiza los hábitos alimentarios de 1.227 estudiantes

Según un estudio sobre los hábitos alimentarios de los universitarios, elaborado por investigadores de la Universidad de Navarra en colaboración con el Servicio de Pediatría del Complejo Hospitalario de Navarra, el 7% de las estudiantes universitarias tiene sobrepeso frente al 21% de los hombres.

Asimismo, el análisis -desarrollado dentro del programa “Por una comida sana, tú decides”, impulsado por el centro académico para promover hábitos de vida saludables- confirma una relación entre los hábitos alimentarios y los resultados académicos que obtienen los estudiantes.

En este sentido, queda demostrado que aquellos universitarios que consumen más comida rápida multiplican su probabilidad de sufrir malos resultados académicos por un 5,37 (el 34% de los “malos estudiantes” consume este tipo de comida dos o más veces por semana, frente al 10% del resto que opta por ella).

Además, los alumnos con más suspensos realizan menos comidas al día -el 50% hace tres o menos comidas al día respecto al 35% en el caso de quienes sacan buenas notas-. Los estudiantes con peores resultados consumen menos fruta, verduras y hortalizas y más bebidas azucaradas -el 40% toma dos o más de estas bebidas al día, frente al 27% que obtienen buenas calificaciones-.

El análisis partió de un cuestionario de 42 preguntas realizado aleatoriamente a 1.227 estudiantes de grado y posgrado (479 hombres y 748 mujeres). Distribuidos por dietistas-nutricionistas, los cuestionarios recogían datos socio-demográficos y personales, hábitos alimentarios y costumbres en cafeterías y comedores universitarios, así como su actitud frente al cambio de estos hábitos. Por otro lado, el estudio tuvo en cuenta los resultados académicos que, solo en el caso del 6%, reconocía “suspender más que aprobar”.

Mujeres más sanas: menos sal y más aceite de oliva

Respecto a la diferencia entre mujeres y hombres universitarios, el estudio confirma que las primeras tienden a reducir el consumo de sal en las comidas, a usar más el aceite de oliva como principal grasa para cocinar y se decantan por la carne de pollo, pavo o conejo (el 66%); mientras que los hombres optan más por las carnes rojas (el 56%) y la comida rápida (el 16% la eligen más de dos veces por semana frente al 8% de las mujeres).

Por último, el director del estudio, el doctor Alejandro Fernández-Montero, destaca el hecho de que aunque la mayoría de los voluntarios presenta un peso normal (el 84% de las mujeres y el 76% de los hombres), el 9% de ellas tiene un peso insuficiente, frente al 3% de ellos: “Este dato nos preocupa porque estamos ante una población de una media de edad joven (22 años) que puede considerarse en riesgo de padecer trastornos de la conducta alimentaria”.

Con el objetivo de paliar este y otros problemas relacionados con una nutrición saludable, el equipo ha iniciado una campaña para mejorar la oferta de cafeterías y comedores universitarios, llevar a la actividad docente la educación sobre hábitos saludables y distintos estudios para seguir conociendo las causas de los distintos hábitos nutricionales, con el respaldo de la Fundación Mapfre.