UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

Esteban ha defendido que “la matemática es una ciencia importante, una de las grandes. No es en absoluto una ciencia de servicio a las otras”

Según Kenig, “a través de la colaboración, la investigación se transforma en una actividad colectiva, que desarrolla interacciones sociales”

La Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertistatea ha celebrado hoy, viernes, 4 de marzo, el acto solemne de investidura como doctora y doctor honoris causa a los matemáticos María Jesús Esteban y Carlos E. Kenig. El acto, que ha tenido lugar en el Bizkaia Aretoa, ha estado presidido por el rector de la UPV/EHU Iñaki Goirizelaia y ha contado con la presencia del viceconsejero de Universidades e Investigación del Gobierno Vasco, Adolfo Morais.

El nombramiento de ambos profesores ha sido impulsado por los departamentos de Matemáticas y de Matemática Aplicada, Estadística e Investigación Operativa. La profesora María Jesús Esteban, apadrinada por el catedrático de la UPV/EHU Javier Duoandikoetxea, ha sido propuesta por su capacidad para aunar una actividad investigadora excepcional con una labor de gestión científica inigualable. Y el profesor Carlos E. Kenig, apadrinado por el catedrático de la UPV/EHU Luis Vega, en reconocimiento de su excelente trayectoria académica e investigadora.

Tras la firma del acta de nombramiento como doctor Honoris Causa por parte del rector, María Jesús Esteban y Carlos E. Kenig, cumpliendo con la tradición, han plantado sendos árboles en el Paseo de los doctores Honoris Causa ubicado en el Arboretum del Campus de Bizkaia. En esta ocasión, Esteban ha elegido un roble americano y Kenig, un haya. Posteriormente, se ha celebrado en Bizkaia Aretoa el acto solemne en el que el rector les ha hecho entrega del título y del birrete laureado.

Según ha señalado Goirizelaia, “este doble doctorado Honoris Causa es también una reivindicación: la reivindicación de una disciplina tan sugestiva como la matemática y que ambos han sabido ensanchar y difundir”.

María Jesús Esteban

El catedrático Javier Duoandikoetxea ha sido el encargado de realizar la laudatio de la doctoranda Maria Jesús Esteban, destacando que éste “se trata de un caso especial, ya que empezó en la Universidad del País Vasco el camino que le ha llevado al nivel más alto de la matemática internacional“.

En su intervención, la nueva doctora Honoris Causa María Jesús Esteban ha subrayado la relevancia que tiene su disciplina. “La matemática es una ciencia importante, una de las grandes. No es en absoluto una ciencia de servicio a las otras, como muchos pretenden. Tiene su lógica y estructura propias. Es una ciencia que está en plena expansión”, ha señalado.

Según Esteban, “los matemáticos no trabajan todos, ni mucho menos, en problemas concretos, de la ‘vida real’. La mayoría de los matemáticos que hacen investigación trabajan en problemas teóricos e internos de la matemática. Hay una explosión de temas nuevos, de problemas interesantes, de métodos y resultados fascinantes. Ese trabajo de fondo, esa investigación fundamental, podrá tener o no aplicaciones más tarde, pero hay que hacerla y hay que apoyarla. Pero por otra parte, una buena parte de la comunidad matemática trabaja en áreas que tienen directa o indirectamente un impacto rápido en la resolución de problemas de otras ciencias o problemas aplicados (industria, salud, transportes, energía, logística, etc.). Ejemplos de este tipo de investigación y trabajo los hay también, y hay que congratularse por ello, en la Universidad del País Vasco, y en lugares como el centro vasco de investigación BCAM”.

Carlos Kenig

El laudatio de Carlos Kenig ha sido realizado por el catedrático Luis Vega, quien ha destacado que Kenig “es una de esas personas que siempre saca lo mejor de ti mismo, hablando en un lenguaje que siempre entiendes”. “Esto no es algo fácil”, añade Vega, “al menos en el ámbito de las matemáticas, donde una de las mayores dificultades está en llevar al papel las ideas difusas e imprecisas que uno tiene en la cabeza. Luego además hay que someterlas a las reglas rígidas y precisas que las matemáticas requieren. Y con Carlos esta tarea resulta mucho más fácil y entretenido”.

En su discurso, el nuevo doctor Honoris Causa Carlos Kenig ha señalado que “muchos tienen la imagen de la investigación en matemática como una actividad solitaria. Pero, a través de la colaboración, se transforma en una actividad colectiva, que desarrolla interacciones sociales. En el curso de los años yo he tenido la suerte de tener un gran número de colaboradores brillantes, con los que hemos tenido muchas colaboraciones exitosas. Y mi manera de elegir los temas de investigación ha estado influido por un consejo que recibí de Elias Stein cuando estuve en Princeton, quien me alentó a buscar inspiración en el trabajo de la gente a mi alrededor”.

Trayectorias profesionales

María Jesús Esteban es Directrice de Recherche classe exceptionnelle del CNRS francés, en la Universidad Paris-Dauphine. Además, actualmente preside el ICIAM (The International Council for Industrial and Applied Mathematics), que agrupa a las sociedades que en el mundo trabajan en la matemática aplicada e industrial, así como el Comité Científico del BCAM (Basque Center for Applied Mathematics). Se licenció en matemáticas en la Universidad de Bilbao en 1978 y realizó su doctorado en la Universidad Pierre et Marie Curie de París, en la que permaneció hasta 1991 como investigadora del CNRS. Nombrada Directrice de Recherche, en 1991 se trasladó a la Universidad Paris-Dauphine, donde continúa desde entonces. Su actividad investigadora se sitúa en el ámbito de las ecuaciones en derivadas parciales no lineales y la física matemática, campos en los que ha conseguido un reconocimiento internacional. A menudo ha trabajado en la modelización matemática de problemas de física, mecánica cuántica y química. En 2012 fue nombrada Chevalière de l´Ordre National du Mérite (distinción concedida por el Presidente de la República francesa).

Carlos Kenig es actualmente Louis Block Distinguished Service Professor en la Universidad de Chicago. Licenciado en matemáticas por la Universidad de Buenos Aires, se doctoró en la Universidad de Chicago en 1978. Tras trabajar en las universidades de Princeton y Minnesota, volvió a Chicago en 1985 para hacerse cargo de la cátedra que Alberto Calderón, su director de tesis, había dejado vacante. Sus trabajos matemáticos superan las 250 publicaciones en el área del análisis armónico y las ecuaciones en derivadas parciales, siendo uno de los especialistas más reconocidos en ambas disciplinas. Ha recibido, entre otros, los premios Bocher y Salem, así como la Sloan Fellowship. Su actividad ha sido reconocida con la invitación hasta en tres ocasiones a ser conferenciante en el ICM (International Congress of Mathematicians), el más relevante a nivel mundial de la disciplina y que se reúne cada cuatro años. Fue elegido miembro de la American Academy of Arts and Sciences en 2002 y de la National Academy of Sciences en 2014.