UNIVERSIDAD DE NAVARRA

– Una tesis en Química de la Universidad de Navarra advierte, con motivo del Día Mundial del Agua, de posibles efectos en la genética de los peces

Nerea Rioja, investigadora de la Universidad de Navarra, ha desarrollado en su tesis doctoral un prototipo de reactor que podría utilizarse en la industria, o como tratamiento terciario en una estación depuradora de aguas residuales, para completar la limpieza de contaminantes emergentes, como los fármacos, que en la actualidad no pueden eliminarse.

Con motivo del Día Mundial del Agua, que se celebra mañana martes día 22 de marzo, la nueva doctora en Química explica que las estaciones depuradoras no consiguen acabar con estos contaminantes, que llegan de forma creciente a las aguas, especialmente de ríos: “En nuestro trabajo utilizamos varias referencias, entre ellas los valores detectados en una estación depuradora de Sevilla a lo largo de un año. Allí observaron que el grado de eliminación de estos compuestos depende del tipo de fármaco y de la estación del año. El ibuprofeno desaparece hasta en el 87,5% y la carbamazepina (un fármaco para las crisis epilépticas y el trastorno bipolar), en cambio, solo se elimina al 8,1%”, explica la investigadora.

En total, tuvieron en cuenta la presencia de cinco fármacos: sulfametoxazol, cabamazepina, ácido clofíbrico, diclofenaco e ibuprofeno, cuya mezcla fue tomada como un contaminante diana. A partir de aquí, la científica se planteó conocer por qué motivo no era posible eliminar estas sustancias con los sistemas actuales de depuración. “Descubrimos que las sales inorgánicas eran las que más desactivaban a los catalizadores. Tras esto, fuimos añadiendo al descontaminante base distintas sustancias, entre las que destacó el carbón activado en polvo, que fue el que dio mayor efecto combinado de absorción y fotocatálisis, y consiguió eliminar la práctica totalidad de la mezcla diana de los cinco fármacos”, subraya.

Peces y algas afectadas en ríos y mares

Además, debido al tamaño de algunas partículas que se utilizan para depurar el agua, observaron que se producían grandes escapes al pasar por los sistemas de depuración: “Entonces pensamos en desarrollar un nuevo material que contuviera integradas en su composición las sustancias descontaminantes en la proporción necesaria para combinar absorción y fotocatálisis. Después fabricamos un reactor fotocatalítico a escala de laboratorio que mantiene el contacto entre el contaminante y el catalizador dentro del reactor, de modo que no se generan escapes al medio”, explica la investigadora de la Universidad de Navarra.

Tras realizar varios experimentos con la mezcla de los cinco fármacos, confirmaron que el reactor trataba eficazmente flujos de entrada y concentraciones de contaminantes relativamente altas, tanto en agua de río como de mar.

Aunque el reactor se encuentra en periodo de prueba, su uso podría mitigar las consecuencias de la presencia de fármacos para la fauna y flora de ríos y mares: “Se ha observado que ciertos compuestos hormonales pueden causar graves efectos estrogénicos en los peces, incluso en bajas concentraciones. En el caso de las algas, además, los efectos pueden ser muy graves, ya que el sulfametoxazol o el diclofenaco afectan a la función de sus cloroplastos, encargados de la función de fotosíntesis”, advierte la científica.