UNIVERSIDAD DE NAVARRA

– El profesor de la Universidad de Navarra Gerardo Castillo publica un libro sobre los mitos y enigmas de la adolescencia

“La adolescencia, a diferencia de la infancia, está llena de enigmas”, asegura Gerardo Castillo, profesor emérito de la Facultad de Educación de la Universidad de Navarra y autor del libro Adolescencia: mitos y enigmas.

¿Cómo armonizar las diferencias entre padres e hijos? ¿Qué tipo de educación familiar favorece una futura buena decisión profesional? ¿Cómo son las posibles consecuencias de la adicción al teléfono móvil? Estas son algunas de las preguntas a las que Gerardo Castillo da respuesta en su libro, donde se aproxima a la adolescencia desde tres focos: su origen, las conductas típicas y su deriva en la era del postmodernismo.

“Los jóvenes viven en una sociedad consumista y tecnológica, lo que les induce a comprar sin descanso”, explica el profesor, quien advierte de la adicción a internet: “Están enganchados a los videojuegos desde las primeras edades y abandonan los juegos libres de siempre, que son fundamentales para el desarrollo físico, social y de la imaginación”.

Adicción al móvil

Gerardo Castillo advierte de que el uso continuado del móvil puede generar adicción, lo que suele ser indicador de problemas de inseguridad, soledad y autoestima. Para evitarlo, proporciona consejos y profundiza en la actitud de los adolescentes.

El libro refiere a los problemas actuales de la adolescencia, como “la precocidad” de la pubertad y “la adolescencia ampliada”, también conocida como Síndrome de Peter Pan; así como a las principales preocupaciones de los padres. “A veces se asocia erróneamente el desarrollo corporal con la maduración mental y se les exige a los hijos lo que aún no pueden hacer”.

“Ayudar a un hijo o alumno adolescente a desmitificar la adolescencia y desvelar sus enigmas será contribuir a que descubra el sentido y las posibilidades de la edad que está viviendo -subraya el autor-. Ese mejor conocimiento de sí mismo ayudará al adolescente a comprenderse y aceptarse a lo largo de su desarrollo evolutivo, eliminando así posibles miedos infundados y trastornos de ansiedad”.