UNIVERSIDAD CATÓLICA DE VALENCIA

En un encuentro internacional inaugurado en Valencia, en el que se apuesta por el modelo centrado en la intervención familiar

Más de 500 investigadores, profesionales y padres de niños con discapacidad asistieron ayer a la jornada inaugural del Encuentro internacional de actualización e investigación en Atención Temprana y Desarrollo Infantil que la Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir” (UCV) desarrolló en el Oceanogràfic de Valencia.

En la inauguración, expertos de todo el mundo “parecen llegar a una misma conclusión con respecto al futuro de esta especialidad, que es que las evidencias científicas demuestran que el modelo de atención temprana a imponer es el centrado en la familia”, según han indicado hoy a la agencia AVAN fuentes de la UCV.

“Los avances en neurociencia nos han ayudado a entender los cambios que los seres humanos realizamos unos a otros en nuestros cerebros en las relaciones interpersonales, fundamentalmente dentro de las familias en los primeros años de vida. Estos descubrimientos son algo nuevo para la Terapia Ocupacional y nos han exigido una nueva dirección en nuestra práctica profesional”, expuso en su intervención en el encuentro Marilyn Espe-Sherwindt, directora del Family Child Learning Center de Ohio (EE UU).

Ana Serrano, presidenta de la Asociación Europea de Atención Temprana, recordó que las relaciones personales resultan “esenciales para el desarrollo cerebro y si mejoras las interacciones familiares, el niño con discapacidad se desarrolla mucho mejor y más rápido”.

Todo ello parte del conocimiento que se posee en la actualidad de la gran plasticidad del cerebro en los primeros meses y años del ser humano, “muy susceptible de cambiar para lo bueno y para lo malo”, según José Boavida, pediatra del Hospital de Coimbra (Portugal).

Resultados claros

Por su parte, Serrano expresó que si no se realiza una atención temprana centrada en la familia, “los resultados son peores” y citó como principios fundamentales de este modelo partir de las capacidades de niños y padres para construir un modo de lidiar con el día a día del niño con discapacidad; la colaboración entre profesionales y familia, que debe ser “entre iguales”; y “el control y la capacidad de decisión que los padres van a tener sobre sus vidas gracias a ser ellos la voz cantante”.

En la misma línea que Serrano, la experta norteamericana resaltó como aspectos “clave” en el nuevo modelo “la construcción de una relación de confianza entre los padres y los profesionales; y que sean los primeros los que decidan cuál debe ser la dirección de la intervención en cada caso”.

Transformación del modelo

Espe-Sherwindt recordó que muchos de los profesionales en intervención temprana no han sido formados en este modelo y señaló que “la intervención más efectiva es enseñar y entrenar a los padres a hacerla ellos mismos en casa”.

Asimismo, Carl Dunst, investigador del Instituto Orelena Hawks Puckett de Carolina del Norte (EE UU), indicó que “se ha demostrado que las prácticas habituales, en las que los intereses y habilidades del niño no se toman en cuenta, no funcionan, pero si utilizas sus intereses como un modo de que se involucren en su aprendizaje, lo harán más rápidamente”.

La atención a la discapacidad, uno de los ejes de la UCV

La sesión inaugural contó con la participación de Ignacio Sánchez Cámara, rector de la UCV; Sandra Casas, secretaria autonómica de Igualdad y Políticas Inclusivas; Mario Puerto, presidente de Plena Inclusión; Dolores Grau, decana adjunta de Psicología; y Ana Serrano, presidenta de la Asociación Europea de Atención Temprana.

En su intervención, el rector aseguró que la transferencia de conocimiento a la sociedad en una universidad católica “no se puede entender” sin la referencia a la dignidad de la persona, al bien común y a la justicia. Por este motivo, detalló que al servicio de estos tres ámbitos están la acción social “y dentro de ella la atención a la discapacidad”.

Así, señaló que “no es extraño” que uno de los ejes fundamentales de la UCV sea la “atención, desde una perspectiva académica, a la discapacidad” y subrayó que el Campus Capacitas UCV y el centro de atención temprana son un “modelo de excelencia universitaria”.

Por su parte, la secretaria autonómica explicó que uno lo de los objetivos prioritarios de su departamento es la creación de un espacio único especializado en atención temprana, para facilitar la atención inmediata a los padres, la valoración y la detección precoz, en su caso, de una causa de diversidad funcional para su mejor tratamiento. (AVAN)