UNIVERSITAT JAUME I

El Congreso Internacional de Turismo Universidad-Empresa ha inaugurado hoy su decimonovena edición dedicada a la «Sostenibilidad en los modelos actuales de gestión turística» en un acto al que han asistido Vicent Climent, rector de la UJI; Rafael Benavent, presidente de la Fundación Universitat Jaume I-Empresa; José Luis Breva, presidente del Consejo Social de la UJI; Amparo Marco, alcaldesa de Castelló; Javier Moliner, presidente de la Diputación; Francesc Colomer, secretario autonómico de la Agencia Valenciana de Turismo y Diego López Olivares, director del congreso.

Climent ha subrayado la necesidad de «contribuir desde la universidad al impulso del turismo, uno de los sectores fundamentales del país, a través de la transferencia de conocimiento para que sea más competitivo y no disruptivo». En esta línea, López Olivares ha destacado la importancia de estudiar los modelos actuales de gestión turística teniendo como referencia la sostenibilidad económica, social, medioambiental y cultural para que los destinos sean competitivos. «Sin sostenibilidad no hay competitividad. Un plan estratégico que dejo de lado la sostenibilidad está abocado al fracaso seguro. La sostenibilidad es un valor en alza» ha afirmado.

Por su parte, Moliner ha puesto de relieve la «clara vocación turística de la provincia de Castelló» con cerca de 7 millones de permutas al año registradas. Así mismo, ha señalado que «el turismo es la mejor oportunidad para muchos de nuestros pueblos pero hay que hacerlo desde la calidad y la sostenibilidad». En este sentido, ha apuntado que el desarrollo turístico tiene que ser una oportunidad para garantizar la sostenibilidad del destino porque supone vertebrar el territorio, consolidar la población y mantener un modelo sostenible de equilibrio para el futuro. Finalmente, ha hecho referencia al debate sobre la incorporación de la tasa turística a los alojamientos de la Comunidad afirmando que es «un error que nos resta competitividad».

Sobre este tema, Colomer ha manifestado que «la tasa no existe y es un tema que siempre ha sido recurrente. El que verdaderamente existe y ha pulverizado la industria cultural es el IVA». Por otro lado, ha destacado la alianza fundamental entre el ente autonómico y la universidad para el diseño de la política turística así como la necesidad de «construir colectivamente un modelo que no sea ajeno a la innovación, la sostenibilidad y la responsabilidad social adaptando y actualizando el código ético mundial del turismo a nuestra geografía». En esta línea, también ha subrayado la importancia de la empatía social y la actitud colectiva para ser una tierra de acogida y anfitriona. «El turismo es el trabajo de muchos pero la mejor ventaja competitiva es querer ser destino turístico desde la sociedad, el tejido empresarial, las instituciones y los actores públicos y privados» ha apuntado.

Marco también ha abogado por la colaboración de las administraciones públicas, las universidades y los expertos para conseguir un turismo «sostenible y sostenido en el tiempo». Así mismo, la alcaldesa de Castelló ha afirmado que «el consistorio apuesta por el turismo porque es un elemento fundamental en la diversificación económica, siempre enmarcado en planes estratégicos que tengan la sostenibilidad como elemento básico».

A continuación, la directora regional europea de UNWTO, Isabel Garaña, ha ofrecido la conferencia inaugural en la que ha explicado los objetivos y prioridades de la agencia de Naciones Unidas en cuanto al turismo como factor de desarrollo sostenible.

En primer lugar, ha destacado que España es el segundo país del mundo en ingresos por turismo y el tercero en entrada de turistas, con más del 10% de las correspondientes a Europa. Así mismo, ha puesto de relieve la importancia del turismo para el crecimiento económico sostenible y la generación de empleo dado que supone un 10% del PIB mundial y 1 de cada 11 puestos de trabajo. «El sector del turismo es muy potente y resistente dado que en las crisis de 2001, 2003 y 2009 ha conseguido crecer frente al año precedente a estos episodios. Es un gran sector de futuro» ha apuntado.

En cuanto a las tendencias, ha explicado que está previsto que en 2030 se llegue a los 1.800 millones de turistas internacionales en el mundo, lo cual supone un incremento del 3,3% al año. No obstante, ha señalado que estas oportunidades suponen también una responsabilidad que hay que gestionar correctamente. Así, ha apuntado que los dos pilares básicos son la competitividad y calidad y la sostenibilidad y la ética.

En este sentido, ha abordado algunas de las prioridades de trabajo de UNWTO. Así, ha citado en primer lugar los viajes seguros y fluidos fomentando el apertura del régimen de visados mediante acuerdos interregionales o la implementación de programas de visado electrónico así como una integración por parte de las autoridades de la planificación de la seguridad, «un problema global al que se tiene que dar respuesta pero que no tiene que llevar a restricciones».

En segundo lugar, ha hecho referencia a los nuevos modelos de negocio y el papel de la tecnología en la creación de nuevas comunidades turísticas globales. Sobre este tema ha apostado por potenciar la tecnología pero con una regulación.

Finalmente, ha destacado la importancia de apostar por el turismo sostenible como motor del desarrollo por su contribución al crecimiento económico, la creación de puestos de trabajo, la preservación del ambiente y la gestión de recursos eficaz así como a la diversidad cultural, la paz y la comprensión mutua.