La presentación de un título que certifique el nivel de inglés es condición imprescindible.

El pleno aprovechamiento de la Universidad pasa por conseguir la completa integración en la vida social del país.

En el marco de la Unión Europea, las universidades británicas son las más demandadas por los estudiantes, incluidos los españoles. Las estadísticas del apuntan a España como el séptimo Estado que envía un mayor número de estudiantes a sus universidades; una cifra total que oscila entre 6.500 y 9.000, según las fuentes. Por ello, expertos de Cambridge English Language Assessment, departamento de evaluación de inglés de la Universidad de Cambridge, han elaborado una serie de pautas para ayudar a los estudiantes españoles a cumplir este sueño.

Según Blandine Bastié, Regional Manager UK & Ireland de Cambridge English Language Assessment, “algo que me preguntan habitualmente es: ¿cuál es el nivel de inglés necesario para estudiar en una universidad británica? La respuesta más fácil es: depende de dónde quieras ir y de cuál sea tu plan de estudios”. Bastié añade, sin embargo, que existe una respuesta (algo) más compleja, que depende del lugar de origen del estudiante. En lo que concierne a los alumnos españoles, como originarios de un país de la Unión Europea, no necesitan un visado de estudiante, sino, “únicamente”, cumplir con los requerimientos de la universidad de destino. El nivel, dentro del Marco Común Europeo de Referencia de las Lenguas, suele ser el C1 o el C2, lo que, en términos de los exámenes de la Universidad de Cambridge corresponde a Cambridge English: Advanced y Proficiency, respectivamente; eventualmente, un nivel B2, Cambridge English: First puede ser también aceptado. Para los estudiantes no comunitarios el acceso se complica un tanto al deber superar las pruebas de idioma SELT incluidas en UK Visas and Inmigration, el departamento de inmigración de Reino Unido.

En todo caso, para los estudiantes españoles, el acceso a la universidad de destino pasa “simplemente” por la homologación de sus títulos de bachillerato, la obtención de unos resultados académicos adecuados a las exigencias del centro universitario, la realización en algunos casos de un examen de acceso específico y la presentación del certificado de conocimiento del idioma exigido.

Así pues, tener un nivel adecuado de inglés, y poder probarlo con un certificado que las universidades admitan, es fundamental no solo para lograr la plaza. El idioma, además, es importante para:

Abordar con éxito los estudios universitarios elegidos.

Algunas disciplinas incluyen un examen específico para valorar la capacidad técnica de sus estudiantes. Es el caso del BioMedical Admissions Test (BMAT) para estudios relacionados con la medicina. Es importante informarse de este aspecto y prepararse adecuadamente con un curso de inglés técnico.

En la Universidad de Toronto y en el blog USNews.com ofrecen interesantes consejos sobre cómo enfocar el aprendizaje del inglés para la entrada en la universidad.

Conseguir la confianza suficiente para tomar parte activa en la vida estudiantil y hacerlo ¡en inglés!

Deportes, sociedades de estudiantes, actividades extraescolares… la universidad no se limita a las aulas y, aquí también, se producen oportunidades de aprender.

Un empleo a tiempo parcial en la hostelería o el comercio puede ser una buena ayuda económica para financiar los estudios. Este tipo de empleos no suelen exigir certificados de idiomas, pero presentar uno de ellos puede ser el factor diferenciador para conseguir el puesto o lograr un trabajo más cualificado.

Un buen consejo es echar un vistazo a la prensa británica, como The Guardian, donde se pueden encontrar claves para tener éxito en la búsqueda de empleo; hay que cambiar algunos procesos porque los métodos varían en función de los países, sobre todo cuando se trata del primer empleo.

Descubrir lugares nuevos y disfrutar de nuevas experiencias… todo mientras aprendes.

La estancia en la Universidad es una buena excusa para aprovechar y conocer el país a fondo. También los diferentes acentos y formas de expresión de sus habitantes. Para comprender y disfrutar de los matices regionales, no hay nada como contar, de entrada, con una buena base de inglés.

Aquí los recursos son numerosos, desde las oficinas de turismo oficiales, hasta las guías de toda la vida como Rough Guides, Lonely Planet o Fodors, pasando por el conocido foro Spaniards.

Obtener apoyos a lo largo del camino, incluyendo recursos de aprendizaje gratuitos y comunidades sociales activas.

Cuando se trata de practicar inglés escrito, usar y abusar (en el buen sentido) de las redes sociales es ideal para intercambiar impresiones sobre aficiones e intereses con otros estudiantes y, en los primeros momentos, romper el hielo y hacer nuevas amistades.

Algunos sitios web enfocados al intercambio de conversación en otro idioma son: Myhappyplanet.com, Conversationexchange.com, EasyLanguageExchange.com o LiveMocha.com