UNIVERSITAT DE VALENCIA

Suecia, Finlandia y Dinamarca se encuentran entre los países con la mayor igualdad de género del mundo, pero, desproporcionadamente, tienen altas tasas de violencia de pareja contra las mujeres, fenómeno descrito como la ‘paradoja nórdica’. Enrique Gracia, catedrático de Psicología Social de la Universitat de València, y Juan Merlo, de la Universidad de Lund, en Suecia, han publicado un artículo que da pistas sobre las causas y apunta la necesidad de promover nuevas investigaciones que ayuden a comprender esta paradoja.

La paradoja nórdica es una de las cuestiones más desconcertantes en el campo del estudio de la igualdad de género y la violencia contra la mujer, e incluso parece una situación contradictoria. La violencia de pareja (IPV, Intimate partner violence en sus siglas en inglés) contra las mujeres ha sido considerada por la Organización Mundial de la Salud como un problema de salud público global de proporciones epidémicas. En este contexto, investigadores, gobiernos e instituciones internacionales preocupados por su prevención han llamado a emprender acciones urgentes.

De hecho, un estudio de la Agencia Europea de los Derechos Fundamentales del año 2014 mostró que sobre un promedio del 22% de violencia de pareja en la Unión Europea, y un 13% en los países con los índices más bajos, Dinamarca, con un 32% (el índice más alto de la Unión), Finlandia (un 30%) y Suecia (un 28%), los tres países nórdicos dentro de la Unión Europea, están muy por encima de la media.

Igualmente, la violencia contra las mujeres fuera de la pareja, como la violación, y datos respecto a la aceptación y actitudes de culpabilización de las víctimas en los casos de violencia contra las mujeres en los países nórdicos, apoyan la visión de una alta prevalencia de la violencia contra la mujer en estos países.

Enrique Gracia y Juan Merlo, en el artículo Intimate partner violence against women and the Nordic paradox, publicado por los dos investigadores en la revista Social Science & Medicine, destacan que el conocimiento de las causas de la paradoja nórdica puede proporcionar una vía para orientar las nuevas investigaciones sobre IPV con el fin de responder adecuadamente a este problema social y de salud pública de una manera más efectiva.

Las cifras indican que países como Portugal, Italia o Grecia, con índices de prevalencia de la violencia de pareja de un 19%, tienen índices de Igualdad de Género más de 30 puntos más bajos que los países nórdicos, los cuales, a su vez, tienen índices de violencia de pareja entre un 9 y un 14% más altos que los países citados.

Enrique Gracia y Juan Merlo, en el artículo publicado también señalan que podría ser que la igualdad de género no tuviera relación con la alta prevalencia de violencia de pareja en los países nórdicos. “Podría existir una explicación basada en una tercera variable no tenida en consideración. Los países nórdicos son similares en los niveles de igualdad de género, pero también pueden ser iguales o comparten características que aumentan el índice de violencia de pareja, como por ejemplo los patrones de consumo de alcohol”.

En este sentido, los dos investigadores apuntan a que “claramente se necesita más investigación, incluyendo la investigación cualitativa con el fin de obtener un mejor conocimiento del contexto social en el que ocurre la violencia de pareja. No podemos descartar la posibilidad de que la paradoja nórdica sea sólo la expresión de un sesgo en la información disponible, pero al mismo tiempo, no se puede descartar la posibilidad de que refleje verdaderas diferencias en la prevalencia de este tipo de violencia de género”.

Contexto nórdico y europeo

El Consejo de Ministros Nórdico, que engloba a los tres países nórdicos de la Unión Europea (Suecia, Finlandia y Dinamarca), ha destacado este año 2016: “la igualdad de género se refiere a iguales derechos, responsabilidades y oportunidades en cada área de la vida de mujeres y hombres y niños y niñas. Significa que cada persona –independientemente del sexo– tiene el mismo poder e influencia en la sociedad”. “Por tanto –apuntan Enrique Gracia y Juan Merlo–, la igualdad entre mujeres y hombres es un valor fundamental en los países nórdicos, que ha contribuido a convertir la región en la zona con la mayor igualdad de género”.

Esta declaración, de acuerdo al contenido del artículo publicado por Enrique Gracia y Juan Merlo, se apoya en diversos indicadores. Así, los tres países tienen el más alto Índice de Igualdad de Género, un indicador desarrollado por el Instituto Europeo para la Igualdad de Género y que está basado en seis dimensiones centrales como trabajo, dinero, conocimiento, tiempo, energía y salud y que permite establecer comparaciones entre todos los estados de la Unión Europea. Por ejemplo, en la UE los países nórdicos tienen índices entre 70,9 y 74,2 siendo la media 52,9, y el índice más bajo 33,7.

También Islandia, Noruega, Finlandia y Suecia son, de acuerdo al Informe Global de la Brecha de Género del año 2015, promovido por el Foro Económico Mundial, los países con la menor diferencia entre hombres y mujeres medida en cuatro categorías: participación económica y oportunidades, nivel de educación, salud y supervivencia y autonomía política. El Índice de Desarrollo de Género, basado en tres dimensiones de desarrollo humano: salud (esperanza de vida al nacer), educación (años de enseñanza) y control de los recursos económicos (ingresos estimados del trabajo femenino y masculino), estima que los países nórdicos alcanzan puntuaciones que van desde 0,975 a 0,999, donde uno significaría la igualdad absoluta.

Investigación en violencia contra la mujer

Enrique Gracia es catedrático de Psicología Social en la Universitat de València y director de la Unidad de Investigación ‘Familia e Intervención Social’. Su investigación reciente se ha centrado en el estudio de la violencia contra la mujer, especialmente en las actitudes sociales, y en la influencia de los factores contextuales. Es autor del primer mapa de riesgo de la violencia de género de una ciudad Europea (Valencia), así como de un informe recientemente publicado por la Comisión Europea sobre las actitudes de los europeos hacia la violencia contra la mujer (Attitudes towards violence against women in the EU).

Artículo:

Enrique Gracia, Juan Merlo. Intimate partner violence against women and the Nordic paradox. Social Science & Medicine, 157, 27-30 (2016).

Url: http://authors.elsevier.com/a/1SqOi_6KUSg0Uy