UNIVERSIDAD PABLO DE OLAVIDE

XIV EDICIÓN DE LOS CURSOS DE VERANO DE LA UNIVERSIDAD PABLO DE OLAVIDE

África Hidalgo, entrenadora personal especialista en Pilates, destaca los beneficios de la práctica deportiva frecuente unida a una vida activa, una nutrición equilibrada y a un descanso reparador

El ejercicio físico no sólo repercute en la salud de cuerpo y mente, sino que puede condicionar el expediente académico de niños y jóvenes. Según explica África Hidalgo, entrenadora personal especialista en el método Pilates, y jefa de estudios y docente de la escuela de formación Energía Pilates, la práctica deportiva regular durante la infancia y adolescencia “mejora el rendimiento escolar y la sociabilidad”.

Hidalgo ha realizado estas declaraciones coincidiendo con el curso “El entrenador personal y la valoración postural”, que dirige hasta mañana en el marco de los cursos de verano que la Universidad Pablo de Olavide celebra cada año en su sede de Carmona.

Para la entrenadora personal, los beneficios “comprobados” del ejercicio físico durante la infancia y adolescencia son la “contribución al desarrollo integral de la persona, el control del sobrepeso y la obesidad y el aumento de la capacidad de mineralización de los huesos, así como una disminución del riesgo de padecer osteoporosis en la edad adulta y una mejor maduración del sistema nervioso motor y de las destrezas motrices”.

Pero la práctica deportiva regular, unida a “una vida activa, una nutrición equilibrada y un descanso reparador”, no sólo es beneficiosa para niños y jóvenes. África Hidalgo recuerda que, según el Ministerio de Sanidad, la actividad física “reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, tensión arterial alta, cáncer de colon y diabetes”. Asimismo, “mejora el estado de ánimo y disminuye el riesgo de padecer estrés, ansiedad y depresión, aumenta la autoestima y proporciona bienestar psicológico”. Especialmente interesante resulta para personas con discapacidad, ya que “fomenta la sociabilidad y aumenta la autonomía”, subraya.

Eso sí, destaca que la mejor forma de comenzar a practicar ejercicio físico es “ponerse en manos de profesionales cualificados y debidamente preparados”. Para ello, la entrenadora personal explica que en Energía Pilates disponen de un protocolo que comienza con una entrevista y la recogida de datos, para dar paso después a una valoración y propuesta de programa de entrenamiento personal, que se diseña “como un traje hecho a medida”.

En cuanto a la importancia de mantener una postura correcta, África Hidalgo explica que los trabajos son cada vez más sedentarios y se trabaja cada vez más horas, “por lo que el cuerpo comienza a adaptarse a posturas incorrectas que, mantenidas en el tiempo, suelen producir problemas a nivel biomecánico que derivan finalmente en dolor crónico y lesiones ósteo-articulares”, de ahí que destaque la necesidad de mantener una postura correcta para prevenir posibles lesiones o enfermedades producidas por “desalineaciones estructurales o sobreuso de determinadas articulaciones” como tendinitis, protusiones y hernias, pero también lumbalgias, cervicalgias y dorsalgias, “y todos aquellos diagnósticos que causan dolor en alguna zona del cuerpo”.

Por último, asegura que no existe una postura correcta válida para todo el mundo, pues ésta dependerá de la “organización estructural y del estado del sistema neuromuscular de cada persona”, pero afirma que “el cuerpo se rige bajo tres leyes: equilibrio, economía y confort”, por lo que la postura correcta es “aquélla donde se da un equilibrio perfecto entre estructura y funcionalidad del cuerpo”.