UNIVERSIDAD DE LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

· Es uno de los pocos trabajos publicados sobre las competencias que se demandan para trabajar en la denominada Economía Colaborativa

· Se evaluaron diez portales que fueron escogidos por su popularidad y relevancia para diferentes facetas de la actividad turística

Dos investigadores de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Santiago Melián González y Jacques Bulchand Gidumal, han realizado un trabajo de investigación que han publicado en una revista internacional titulado ‘Competencias requeridas para el nuevo trabajo en Turismo’. Ambos investigadores pertenecen al Departamento de Economía y Dirección de Empresas y al Instituto Universitario Tides, de Turismo y Desarrollo Sostenible.

En el trabajo los investigadores analizan como la irrupción de Internet en la sociedad está generando una nueva forma de trabajo, creado directamente por los individuos, que presenta características diferentes del trabajo tradicional por cuenta ajena. Este reciente modo de ofrecer y demandar servicios se da en distintas actividades propias del sector turístico y puede englobarse en la denominada economía colaborativa, es decir, la centrada en alquilar, intercambiar y compartir productos, servicios y experiencias.

Partiendo de los trabajos previos existentes, puede concluirse que trabajar en un entorno tecnológico modifica el trabajo y las demandas a los trabajadores. Para comprobar los requisitos especiales del trabajo que se produce al amparo de Internet, los investigadores de la ULPGC analizan, con una metodología cualitativa, diferentes sitios web dedicados a este mercado laboral. Se evaluaron diez portales que fueron escogidos por su popularidad y relevancia para diferentes facetas de la actividad turística: alojamiento, guías, mantenimiento, limpieza, deporte, restauración, ocio y transporte. El análisis de contenido se llevó a cabo durante los meses de enero y febrero de 2015.

Los resultados pueden ser útiles para tomar conciencia sobre una posible evolución del empleo turístico, o parte del mismo, y así actuar en consecuencia. Los trabajadores versados en nuevas tecnologías suelen diferenciarse por la variedad de tareas, la autonomía con la que se realizan, el grado en que éstas constituyen un proceso global e identificable, la conexión de las tareas con el trabajo o la vida de otras personas, y la información que proporcionan sobre el rendimiento. En este contexto, el objetivo de este estudio es determinar la existencia de una demanda de características especiales en esta modalidad de trabajo. Comprobarlo es interesante de cara tanto a los trabajadores como a las instituciones responsables de su formación e inserción profesional.

Partiendo de un enfoque de competencias, basado en comportamientos específicos que permiten lograr un alto rendimiento, los resultados describen un perfil de trabajador en el que, aparte de las habilidades necesitadas para cada trabajo, se requieren unas competencias interpersonales y cognitivas específicas. En el trabajo se identifican un total de veintitrés competencias, entre las que se incluyen, por ejemplo, la creatividad para diseñar servicios especializados o que destaquen respecto a lo abundante, interesarse por el resultado del trabajo realizado de acuerdo con las expectativas del cliente, y la tolerancia a la incertidumbre, ya que los ingresos dependen la existencia de demanda de trabajo.

En los portales la satisfacción del cliente es un objetivo constante, ya que la reputación es clave para tener éxito. Este sistema de valoraciones por parte de los clientes es prácticamente idéntico, en todas las plataformas los trabajadores son evaluados por sus clientes y estas valoraciones están visibles para otros clientes potenciales, actuando así como mecanismo de referencia. Existen portales que obligan a mantener una determinada puntuación media si se quiere seguir recibiendo ofertas de trabajo. Su reputación, medida por las valoraciones de otros clientes, su capacidad para adaptarse a las demandas del servicio y su habilidad comercial son recursos clave para el trabajador.

Este es uno de los pocos trabajos publicados sobre las competencias que se demandan para trabajar en la denominada Economía Colaborativa. Este tipo de economía tiene una especial presencia en la actividad turística y las expectativas de crecimiento son realmente significativas. Asimismo, la Comisión Europea estima que la Economía Colaborativa puede ser una importante fuente de empleo en los próximos años.

Las regiones especialmente dependientes de la actividad turística, como es el caso de Canarias, deberían contar con una población capacitada para afrontar las características del trabajo que se lleva a cabo en la Economía Colaborativa Turística. Recientemente, la empresa pública canaria Promotur ha publicado un estudio en el que se destaca que el 9% de total del gasto turístico en Canarias corresponde a la modalidad de alojamiento en vivienda turística.

La Revista Investigaciones Turísticas, que ha publicado este trabajo, es una de las revistas españolas especializadas en el sector turístico y destaca por la rigurosidad de sus trabajos.

Los autores de este trabajo de investigación, Santiago Melián González y Jacques Bulchand Gidumal, están preparando un libro sobre la Economía Colaborativa, que es la economía basada en el modelo más antiguo de la historia, al estar fundamentado en el trueque y el aprovechamiento compartido de bienes y servicios, aunque adaptado a los avances tecnológicos actuales.