UNIVERSIDAD CATÓLICA DE VALENCIA

En el curso de verano de medicina de la UCV

Las oncogeriatras Regina Gironés y María José Molina han participado este jueves junto a José Marcelo Galbis, jefe del Servicio de Cirugía Torácica del Hospital Universitario de La Ribera, en el Curso de Verano de Medicina de la Universidad Católica de Valencia “San Vicente Mártir” sobre los límites en el tratamiento del cáncer en pacientes ancianos.

Según estos expertos, es de sobra conocido entre la población el alto índice de mortalidad, respecto de otros tipos de tumores, del cáncer de pulmón, así como la elevada edad media de su aparición, pero no tanto la cifra exacta, según han indicado hoy a la agencia AVAN fuentes de la UCV.

La oncóloga Regina Gironés, del Hospital Luis Alcañiz de Xàtiva y que ha participado en el Curso de Verano que se celebra hasta mañana, viernes, en el Centro de Investigación Príncipe Felipe, ha situado la cifra exacta de su aparición en los 68 años, han añadido.

Gironés, ha advertido que el 40 por ciento de los pacientes con ese cáncer tiene más de 70 años, y es “previsible” que el porcentaje siga subiendo ya que “a causa del tabaquismo el envejecimiento poblacional ha aumentado el riesgo de cáncer de pulmón”. La oncóloga ha asegurado que se ha producido un aumento de la incidencia de los tumores pulmonares, principalmente a expensas, no solo del envejecimiento poblacional sino también por la incorporación de la mujer al consumo de tabaco.

Gironés ha negado la percepción de que los jóvenes de hoy fumen menos que los de antes. En su opinión, aunque se ha producido un descenso del consumo de tabaco entre los varones en los últimos treinta o cuarenta años, “asusta que los jóvenes se incorporen de nuevo al tabaquismo con una media entre los 12 y 13 años”.

Operar a ancianos con cáncer de pulmón ya es posible

En la parte positiva de la lucha contra el cáncer de pulmón, otro participante en el curso, José Marcelo Galbis, jefe del Servicio de Cirugía Torácica y coordinador del Área de Respiratorio del Hospital Universitario de La Ribera, se ha congratulado de los “constantes” avances en las técnicas operatorias.

“En el caso de los pacientes ancianos con cáncer de pulmón apostamos más por la cirugía, que es la herramienta más eficaz en la lucha contra estos tumores y gracias a la mejora estas cirugías se realizan de manera menos invasiva y nos permiten alcanzar el mismo resultado”. “De hecho, hace dos semanas operé a un paciente de 85 años, el más mayor al que he operado en toda mi carrera profesional” ha expuesto Galbis.

Junto a la mejora quirúrgica, el cirujano ha apuntado que la mayor adaptación de los tratamientos a la edad de los pacientes de edad avanzada está logrando que la profesión médica le gane terreno a la enfermedad ya que “el tratamiento debe ser muy individualizado cuando hablamos de ancianos”. “Hemos de tener en cuenta que sus órganos y sistemas están afectados a causa del envejecimiento y con nuestro tratamiento podemos provocar un fallo en uno de ellos con mucha facilidad”.

En ese sentido, Galbis ha indicado que el camino que ofrece desde hace pocos años la inmunoterapia permite ahora ajustar el tratamiento a cada tumor concreto a partir del análisis de las muestras obtenidas, “con lo que disminuyen los efectos secundarios y mejorara el efecto del fármaco sobre el tumor”.

Precisamente a razón de la importancia de individualizar el tratamiento con los pacientes ancianos a causa de su comorbilidad, enfermedades asociadas propias de la vejez, Gironés ha destacado la importancia de una nueva figura, el oncogeriatra. “El geriatra le aporta al oncólogo información fundamental sobre la funcionalidad del anciano pero la decisión terapéutica, que es la clave, es decisión del oncólogo y la figura del oncogeriatra, que debe ser oncólogo para poder decidir es un “mix entre ambos”, ha referido Gironés.

María José Molina, oncogeriatra del Hospital Virgen de la Luz (Cuenca) ha adviertido de que lo primero que debe poseer alguien que quiera desarrollar su trabajo como médico en la oncogeriatría es la “vocación, las ganas” de dedicarse a ello.

“Esta especialidad implica una serie de esfuerzos y un cambio de mentalidad para el oncólogo y la formación que hemos recibido en nuestra especialidad está focalizada en el tratamiento de personas adultas per no ancianas”, ha subrayado.

El Curso de Verano de Medicina de la UCV finaliza mañana, viernes, con la intervención del actor y mimo Carles Castillo, presidente de ImproAsistencia, asociación dedicada a atender a enfermos terminales y sus familiares en centros como el IVO, La Fe o el Hospital de Manises, que impartirá el taller de comunicación “Saber escuchar, entender y reaccionar”, para ayudar a los asistentes al curso en la relación con los pacientes. (AVAN)