UNIVERSIDAD DE LEÓN

La joven leonesa cursa sus estudios en la Escuela de Ingenierías de la ULE, y constituye un referente a nivel nacional en esta disciplina deportiva.

La deportista leonesa Marina García Castro continúa siendo una auténtica referencia a nivel nacional en el deporte de la orientación y, a sus numerosos éxitos en los campeonatos de España universitarios a los que ha acudido siempre en representación de la Universidad de León (ULE), hay que unir su buen estado de forma que quedó patente a primeros de agosto en la prueba de distancia media del World University Orienteering Championship (WUOC), celebrado en Lillafüred (Hungría), en el que obtuvo la mejor clasificación de la delegación española, con el decimocuarto puesto.

La competición fue dominada por los representantes suecos (4 entre los 6 primeros en categoría masculina y 2 entre las 6 primeras en femenina). En categoría masculina el mejor clasificado español en fue Antonio Martínez, en el puesto 53º.

Marina García Castro, que cursa sus estudios en la Escuela de Ingenierías de la ULE, lleva practicando el deporte de la orientación desde que tenía 11 años y ha participado en numerosas pruebas y campeonatos en las que ha obtenido destacados resultados. En el último Campeonato de España Universitario que se celebró en Granada en mayo del presente año, Marina obtuvo tres medallas en la categoría individual femenina: dos platas, una en ‘sprint’ y otra en ‘larga distancia’, y un bronce en la carrera de ‘media distancia’. A ello hay que sumar el oro que obtuvo como integrante de la ULE en la modalidad por equipos.

UN DEPORTE EN EXPANSIÓN

El deporte de la ‘Orientación’ goza de gran reconocimiento en los países nórdicos, en donde es impartido como asignatura obligatoria en los colegios, razón por la que los deportistas comienzan a conocer esta modalidad y a competir desde muy pequeños. En España se está dando a conocer de forma paulatina y se practica desde hace años, aunque aún no está tan extendido como allí.

Se trata de un deporte originario de los países escandinavos, que consiste en una carrera cronometrada en la que los participantes cuentan con un punto de partida y otro de llegada, al que han de dirigirse (sea en modalidad individual o colectiva) con ayuda de un mapa, en el que están marcado ciertos controles por los han de pasar los deportistas. Cada corredor puede tomar su propia ruta para transitar entre los controles utilizando diferentes métodos de navegación, y con la ayuda de una brújula. La modalidad más conocida y más practicada de este deporte son las carreras a pie.