UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

Chantal Reyes analiza la presencia y el tratamiento del deporte femenino en los diarios deportivos de mayor audiencia en su trabajo de fin de grado en la UPV/EHU

‘Presencia y tratamiento del deporte femenino en la prensa deportiva española escrita’. Es el título del trabajo de fin de grado de la recién graduada en periodismo Chantal Reyes. Su objetivo ha sido estudiar el tratamiento informativo y la presencia del deporte femenino en la prensa deportiva española, para lo que ha analizado la imagen que se transmite de las mujeres en las citadas publicaciones, así como la cantidad de informaciones que se publican sobre el sexo femenino en comparación con las publicadas sobre el sexo masculino. La principal conclusión que se extrae de su investigación es que “la deportiva es una información pensada por y para hombres”, tal y como justifican los datos de su estudio.

“En la actualidad, el deporte conforma un fenómeno social y cultural de masas de gran repercusión a causa de la influencia de los medios de comunicación”, explica Chantal Reyes. Supone un gran reclamo en la prensa escrita, no solo gracias a los periódicos deportivos, sino también porque ocupa una cantidad considerable de páginas en los periódicos de información general. “A pesar de su aventajada posición dentro de los medios de comunicación, la prensa deportiva no fomenta la aparición de las deportistas en sus páginas, ya que las mujeres no ocupan ni un 10% de las informaciones a pesar de los logros obtenidos en competiciones internacionales”, señala la autora. Ejemplo de ello son las medallas de plata y bronce de los equipos nacionales de waterpolo y de balonmano y de Mireia Belmonte en natación en los juegos olímpicos de 2012 en Londres, o los oros del equipo español de gimnasia rítmica en los campeonatos del mundo de 2013 y 2014, entre otros muchos. “Cabe destacar que, en el mundial de baloncesto de 2014, mientras todas las miradas estaban puestas en el equipo masculino, este cayó en cuartos de final y el equipo femenino se clasificó en la final”, recuerda Reyes.

“Todavía inmersos en un vocabulario estereotipado y en actitudes y valores presupuestos al sexo masculino, la presencia del deporte femenino en la prensa deportiva sigue siendo una tarea pendiente”. Mediante este trabajo, Reyes ha querido ofrecer una visión actual de la presencia y el tratamiento de la mujer deportista en los principales diarios deportivos de la prensa escrita española: Marca, As, Mundo Deportivo y Sport. Concretamente, ha analizado 5.846 textos publicados los lunes, miércoles y viernes en febrero de 2016.

Las mujeres son protagonistas en el 6,61% de las publicaciones

De las 5.846 informaciones analizadas, Reyes ha contabilizado que la mujer tiene presencia tan solo en 386 de ellas. De ese total, los textos que incluyen en los titulares a las mujeres no llegan a la mitad. Esto supone que las informaciones protagonizadas por mujeres representan el 6,61%, aunque en un tercio de esas publicaciones ellas aparecen acompañadas por uno o varios protagonistas masculinos.

Centrándonos en las informaciones protagonizadas por mujeres, cabe destacar que en más de un 10% de los casos la información contenida es extradeportiva. Ejemplo de esto puede ser hablar sobre el diseño del nuevo traje que lleva una tenista, en lugar de mencionar sus entrenamientos, progresiones o resultados. El número de informaciones extradeportivas, además, es más alto en el caso de las mujeres que en el de los hombres.

En cuanto al género periodístico, en el deporte femenino el mayor representante es el breve, el género periodístico de menor profundización y menor grado de análisis, ya que se limita a una pequeña explicación respondiendo a cuestiones básicas como el qué y el cuándo. Casi la mitad de las informaciones (47,15%) en las que las mujeres tienen presencia están catalogadas dentro del género del breve, seguido por la noticia con un 31,35%. El resto de géneros quedan relegados a números menores, con un 3,11% para el reportaje y porcentajes por debajo del 3 para la entrevista, la opinión y la crónica.

Chantal Reyes ha encontrado mejores resultados analizando las fotografías. Se deduce del estudio que en las publicaciones que tienen a las mujeres como protagonistas y van acompañadas de fotografías, estas son en más de la mitad de las ocasiones (51,50%) imágenes de competición. “No obstante, las fotografías referidas a sesiones fotográficas o a poses ocupan un destacado 17,96%, siendo la segunda categoría con más fotografías de mujeres. Las imágenes en las que se reflejan a mujeres entrenando ocupan solo un 6,59%, mientras que las restantes fotografías (ruedas de prensa, personales, celebraciones…) ocupan casi un 15%”.

Como punto positivo, frente al 64,54% de presencia del fútbol en la prensa escrita, hay que destacar que, si se tiene en cuenta solo la categoría femenina, la distribución de los deportes es mucho más heterogénea. “Del total de informaciones con presencia de mujeres, el 17% está dedicado al fútbol, seguido por el atletismo y el tenis, con un 11,4% y un 10,6%, respectivamente”, explica la periodista. “Son seguidos por el baloncesto, el waterpolo y la natación, mientras que los restantes deportes conforman un 39,4%”.

La imagen que se transmite de las deportistas es estereotipada

La balanza está claramente desequilibrada a favor de un gran despliegue informativo del deporte masculino y, cuando el deporte femenino consigue verse representado en los medios de comunicación, tiene que hacer frente a las exclusiones y al lenguaje sexista que se emplea en el tratamiento de la información y de las fotografías. En las publicaciones que tienen a la mujer y al deporte femenino como protagonistas son frecuentes las referencias sexistas y los estereotipos, y no se hace uso de un lenguaje neutro.

“La denominación empleada para referirse a las mujeres también es destacable”, explica la autora, “los medios acostumbran a llamar a las deportistas por su nombre y a los deportistas por el apellido”. De este modo, y de manera constante en la prensa deportiva, se valora a la mujer por el hecho de ser mujer y no por ser deportista. “Decir ‘chicas’ para referirse a ellas y ‘hombres’ para referirse a ellos, emplear fotografías de mujeres en poses sugerentes, priorizar el triunfo de un hombre frente al de una mujer cuando el éxito logrado ha sido el mismo, etc., refleja que las informaciones no están pensadas desde un punto de vista femenino, ni siquiera neutral, sino puramente masculino”, reflexiona Chantal Reyes.

Añade que el estudio arroja conclusiones mayoritariamente negativas, siendo todavía muchos los retos pendientes para lograr la incorporación plena del deporte femenino a la prensa deportiva “sin un tratamiento en el que predomine el machismo, el sexismo y los estereotipos”.

La autora

Chantal Reyes (Getxo, 1994) se graduó en periodismo en junio de 2016 en la UPV/EHU y obtuvo un 10 en el trabajo de fin de grado dirigido por Matxalen Legarreta Iza, doctora en sociología y especializada en las desigualdades de género en el trabajo y en la distribución del tiempo diario. Los intereses de Reyes se centran en el periodismo deportivo, ya que ha practicado baloncesto durante muchos años y desde pequeña ha seguido la actualidad deportiva en televisión. Le gustaría trabajar como periodista deportiva cubriendo las categorías femeninas, preferentemente en la prensa escrita, y poner su granito de arena para visibilizar a las deportistas. En octubre empezará a estudiar el Máster en Periodismo Deportivo de la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona y le gustaría continuar investigando el tema tratado en este trabajo de fin de grado. Su máxima aspiración es cubrir unos Juegos Olímpicos.