UNIVERSIDAD DE LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

Un grupo de investigadores de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) han publicado un artículo de investigación en una revista internacional titulado ‘Impactos humanos históricos en la costa de La Graciosa, islas Canarias’. Este trabajo es el único existente hasta el momento que analiza los usos y aprovechamientos de La Graciosa desde 1730-36, cuando la isla empezó a recibir ganado de manera estacional procedente de Lanzarote, hasta la actualidad.

El trabajo está firmado por Aarón Moisés Santana Cordero, María Luisa Monteiro Quintana, Luis Hernández Calvento, Emma Pérez-Chacón Espino y Leví García Romero, todos ellos miembros del grupo de investigación Geografía Física y Medio Ambiente del Instituto de Oceanografía y Cambio Global (IOCAG) de la ULPGC.

En su trabajo, los investigadores señalan que el cambio global está afectando a las áreas costeras conduciéndolas a la degradación. Este fenómeno es intenso en dunas y planicies arenosas, por la fragilidad de estos ecosistemas.

El objetivo de este artículo es caracterizar la relación entre los usos históricos del suelo y la dinámica sedimentaria eólica en un sistema costero árido, como es la isla de La Graciosa (Islas Canarias), desde la segunda mitad del siglo XVIII.

La metodología se basa en la interpretación de documentos históricos, fotografías aéreas y testimonios orales para caracterizar los cambios en la isla, en términos de usos del suelo y geomorfología eólica. Los resultados sugieren la existencia de seis fases durante las cuales la intensidad de la presión humana sobre el ambiente va cambiando.

Una de las aplicaciones directas que puede salir de este trabajo es el establecimiento de rutas turísticas por la isla con paneles informativos sobre su historia humana, en concreto de sus usos y aprovechamientos. Especial mención merecen los restos de hornos de cal que aún quedan en la isla y que atestiguan una actividad que fue de capital importancia para el desarrollo urbano de Caleta del Sebo (capital de la isla). También resultaría de interés la recuperación de la memoria histórica de los habitantes de la isla, de la cual las personas de avanzada edad son las mayores portadoras de este conocimiento. Esto permitiría que todo este conocimiento no se perdiera y se pudiera usar para futuras investigaciones y publicaciones divulgativas para el público en general. A este “archivo de la memoria oral” se podrían sumar colecciones de fotografías y videos que los habitantes puedan tener, de tiempos pasados.

El trabajo se ha recogido en la revista Land Degradation & Development que es importante en las áreas de soil science (1ª de 34) y environmental sciences (6ª de 225), en las que ocupa el 1º cuartil. Por otra parte, es una revista destacable desde el punto de vista de su índice de impacto que se sitúa en la actualidad de 8.145.

En los últimos tres años este grupo de investigación ha publicado otros trabajos referidos a la evolución histórica de los ecosistemas en las cosas, en el impacto urbano y turístico en los sedimentos o las secuencias lluviosas en Canarias, entre otros.