UNIVERSITAT ROVIRA I VIRGILI

Una treintena de estudiantes de tercer curso del grado de Enología hacen las prácticas en la viña y en la bodega durante los meses de agosto y septiembre. Lo hacen en los campos experimentales y en la bodega de la Facultad de Enología, en la finca experimental Mas dels Frares y sirve para conocer y poner en práctica todo el proceso, desde la vendimia en la elaboración del vino

A principios de agosto los estudiantes de tercer curso de Enología retomaron el curso coincidiendo con el inicio de la vendimia. Son ellos mismos los que hacen la vendimia de las dieciséis variedades que hay plantadas en la finca experimental y, después de todos los procesos, hacen vino en la bodega, en la finca experimental Mas dels Frares (Constantino). Aprenden así a controlar el proceso productivo de la materia prima y aportan sus conocimientos de climatología, viticultura y el conocimiento de los suelos y producir y recoger la uva teniendo en cuenta el producto que quieren elaborar, teniendo presente la normativa. Además, utilizan los conocimientos sobre la composición química del vino y cómo evoluciona para aprender a consolidar las prácticas enológicas y el tratamiento de los vinos.

Estas prácticas permiten a los alumnos seguir el ciclo de la vid y del vino. En el campo experimental han cosechado ya parte de las variedades que tienen plantadas, que a estas alturas son 16, -con la incorporación este año del moscatel de Alejandría-, que son las de las que luego utilizarán para hacer los vinos. El resto de variedades son: Malvasía, Moscatel de grano pequeño, garnacha blanca, macabeo, xarel·lo, parellada, chardonnay, chenin blanco, Sauvignon blanco (las blancas); y Pinot Noir, marselan, merlot, syrah, cabernet sauvignon y tempranillo (las negras).

Los alumnos estudian de esta manera a los viñedos, la bodega y el laboratorio. Este año se mantendrá la producción y la calidad será excelente, con buen equilibrio de grado y acidez. Los estudiantes hacen la vendimia a primera hora de la mañana y llevan la cosecha a la bodega donde comienza todo el proceso: desde pesar uvas, hacer el prensado y la maceración y fermentación del mosto, para la elaboración del vino tinto. Posteriormente hacen el seguimiento del proceso de vinificación. La bodega también dispone de una sala de microvinificaciones con tinas de 100 litros que les sirve como complemento a las fermentaciones industriales que habitualmente se llevan a cabo en la bodega. Durante sus prácticas les ofrecen conocimientos para elaborar vinos de diversos tipos.

La finca experimental Mas dels Frares tiene en estos momentos 6,5 hectáreas plantadas con las diferentes variedades y la bodega tiene una capacidad de procesamiento de 40.000 kilos de uva, que producen aproximadamente unos 25.000 litros de vino. Esta producción se utiliza para docencia básicamente y una cantidad utiliza para investigación. Parte de estos vinos también se comercializan.