UNIVERSIDAD DE NAVARRA

– El Premio Príncipe de Asturias Avelino Corma es el primer ponente de las Lecciones Albareda, impulsadas por la Cátedra Timac Agro-Universidad de Navarra

Para Avelino Corma, Premio Príncipe de Asturias de la Investigación Científica y Técnica 2014 -y reciente Premio Spiers Memoria 2016-, “los investigadores tenemos la obligación de crear ciencia pero también de trasladarla al sector industrial o productivo”. Así lo ha asegurado con motivo de la Primera Lección José María Albareda, que ha tenido lugar hoy en la Universidad de Navarra.

Las charlas, impulsadas por la Cátedra Timac Agro–UNAV, tienen como objetivo acercar al campus, y en particular a los estudiantes, a científicos de primera línea en el ámbito de la ciencia y la agrobiotecnología. Es el caso de Corma, uno de los investigadores españoles más relevantes, con más de 900 artículos en Nature o Science, y más de 150 patentes, varias de ellas desarrolladas por importantes empresas del ámbito de los hidrocarburos.

Precisamente en su conferencia, el impulsor del Instituto de Tecnología Química de la Universidad Politécnica de Valencia desgranó ante los estudiantes de la Facultad de Ciencias algunos de sus hallazgos más relevantes en el campo de la catálisis. Según explicó, “los catalizadores no son sino moléculas o materiales que aceleran las reacciones químicas. Y dado que en el 80% de las reacciones químicas interviene la catálisis, el margen de trabajo y mejora es enorme, también si pretendemos optimizar estos catalizadores para que en las reacciones no haya subproductos”.

En particular, el trabajo de Avelino Corma y su equipo ha servido para obtener catalizadores más eficientes en el mundo de los hidrocarburos, pero también en la fabricación de nuevos materiales que sirvan para transportar a los fármacos antitumorales o para el tratamiento de biomasa, entre otras aplicaciones.

“Para innovar no se puede seguir el mismo camino”

Según explicó el investigador, doctor honoris causa por 13 universidades nacionales e internacionales, el modo de encontrar nuevas vías de trabajo “no consiste en seguir el camino que otros han recorrido ya, porque entonces solo se logra llegar al mismo lugar pero más tarde. Es necesario buscar otras vías”.

Sobre la situación de la ciencia en España, Corma resaltó que aunque él y su equipo no tenían grandes medios, sí compartían buenas ideas, “y esto es mucho más importante. Los medios pueden conseguirse después, pero no hay buena ciencia sin buenas ideas y buenas cabezas que las desarrollen”.

Las Lecciones José María Albareda llevan el nombre de este científico de origen aragonés que sentó las bases de las ciencias del suelo y la Agrobiología en España. Albareda fue también el primer secretario general del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), desde 1939 hasta 1966. Al frente del Consejo se encargó de coordinar y promover la investigación, y de alentar nuevas vocaciones científicas en los jóvenes mediante la creación de centros de investigación por toda España. Albareda fue, además, rector de la Universidad de Navarra entre 1957 y 1963.