UNIVERSIDAD DE NAVARRA

– El director general de Paz, Convivencia y Derechos Humanos del Gobierno de Navarra, Álvaro Baraibar, explica el eje de las políticas públicas

La Universidad de Navarra ha celebrado los días 1 y 2 de septiembre el curso de verano “Archivos contemporáneos: el acceso a la historia reciente”, en colaboración con la Universidad Pública de Navarra. Este encuentro, con el Archivo General por sede, se dirigía tanto a entendidos en la materia (investigadores, docentes o estudiantes) como al público general; y, entre otras, ha albergado la conferencia “Hacia unas políticas públicas de la memoria”, a cargo del director general de Paz, Convivencia y Derechos Humanos del Gobierno de Navarra.

Álvaro Baraibar destaca la importancia de comprender cómo afectan las políticas públicas de memoria histórica a las víctimas, cuyas familias llevan décadas esperando que se haga justicia. La clave consiste, explica el ponente, en ofrecer un mensaje siempre positivo de construcción y avance. Para ello, el Gobierno de Navarra desarrolla cuatro líneas principales: las exhumaciones, los actos de reconocimiento y reparación, la democratización del espacio público y los lugares de la memoria.

De acuerdo con las informaciones del ejecutivo, pese a las contables recuperaciones desde marzo de este año, en Navarra aún quedan por localizar más de 1.000 cuerpos. No obstante, las autoridades asisten a todos los homenajes que organizan ayuntamientos y asociaciones, como el del próximo 10 de septiembre. En la Plaza de San José (Pamplona) se recordará a 350 personas que sufrieron represión y violencia durante el conflicto nacional, entre ellos 33 docentes e investigadores asesinados. La cuenta de Twitter @1936_na ofrece toda la información al respecto, así como la web “Especial 80 Aniversario 1936”.

Sobre la democratización del espacio público, el conferenciante explicó: “No queremos reescribir la Historia, pero es crucial distinguir entre historia y memoria”. Todas las sociedades contemporáneas conservan los signos con los que se sienten identificados. Siguiendo el ejemplo de Francia o Bosnia, cabe pues rescatar los elementos de consenso y retirar aquellos que vulneran la dignidad de las víctimas. Asimismo, la ley está abierta a incluir más espacios físicos de especial significación con el objetivo de garantizar que, contradiciendo aquella máxima, la Historia no se repita. Y es que, afirma Baraibar, “la memoria debe construirse a partir de una mirada crítica al pasado”.

Una vez finalizado el curso la directora del Archivo General de la Universidad de Navarra, Yolanda Cagigas, ha expresado su satisfacción en nombre del equipo organizador: “Uno de los objetivos era facilitar que experiencias profesionales y proyectos políticos en torno a la memoria políticamente muy diversos pudieran darse a conocer con libertad, acogidos con respeto y pudiera haber un diálogo sereno y constructivo en torno a ellos”.

Etiquetado con:

Noticia clasificada como: Cursos de veranoUniversidades de Navarra

Te gustó este artículo? Subscríbete a mi RSS feed