UNIVERSIDAD DE BARCELONA

– Un trabajo liderado por expertos de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad de Barcelona y del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL) identifica una nueva diana terapéutica para tratar la psoriaris

– El estudio, publicado en la revista Journal of Investigative Dermatology, muestra que en la piel de pacientes con psoriasis se produce un fuerte aumento de la expresión del gen TREX2

Un estudio publicado en la revista científica Journal of Investigative Dermatology ha identificado una diana terapéutica potencial para tratar la psoriasis, una enfermedad inflamatoria crónica de la piel que afecta hasta a un 2 % de la población y que todavía no tiene cura. El trabajo demuestra que el gen TREX2 posee un papel relevante en la respuesta inflamatoria que se desencadena durante la enfermedad. La investigación, liderada por investigadores del Departamento de Patología y Terapéutica Experimental de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad de Barcelona y del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL), contribuye a aumentar el conocimiento sobre esta enfermedad inflamatoria compleja y multifactorial, y abre la puerta a desarrollar nuevas estrategias terapéuticas.

En el estudio, también participan expertos de los Centros Científicos y Tecnológicos de la UB (CCiTUB), el Instituto de Medicina Predictiva y Personalizada del Cáncer (IMPPC), el Hospital del Mar, y la Universidad de Wake Forest (Estados Unidos).

El gen TREX2 codifica para una exonucleasa que se había relacionado con el mantenimiento de la estabilidad genómica, y con determinados mecanismos tanto de reparación como de degradación del ADN. En estudios anteriores, el grupo de investigación observó que esta proteína se expresaba específicamente en la piel. Además, el estudio del fenotipo de ratones deficientes para esta proteína revela que la pérdida de TREX2 provoca una susceptibilidad mayor a la carcinogénesis de piel inducida por genotóxicos como la radiación ultravioleta (UV).

Para profundizar en el papel de TREX2 en la homeostasis y patogénesis de la piel, los investigadores quisieron conocer la función de esta nucleasa en la psoriasis. Inicialmente, analizaron diferentes biopsias de pacientes y de personas sin la enfermedad. Luego, utilizando diferentes modelos de psoriasis en ratón, compararon la evolución de la enfermedad en ratones normales y deficientes para Trex2 con el propósito de inferir la función de esta molécula. «Los resultados muestran que Trex2 tendría un papel relevante en la degradación del ADN en la epidermis psoriásica, al promover la respuesta inflamatoria característica de esta enfermedad», explica Concepció Soler, responsable del estudio y profesora del Departamento de Patología y Terapéutica Experimental de la Universidad de Barcelona.

El estudio muestra que la piel de pacientes con psoriasis experimenta un fuerte aumento de la expresión de TREX2 que se concentra en el núcleo celular de los queratinocitos —las células más abundantes de la piel—, que proliferan, mueren y se diferencian de forma aberrante. Por tanto, los resultados sugieren una función importante de este gen en el procesamiento del ADN. «En nuestro trabajo, ponemos de manifiesto el papel fundamental de TREX2 en la degradación del ADN y la consiguiente muerte celular del queratinocito, lo que influye en la respuesta inmunitaria de la piel. La liberación de varias señales por parte de las células de la piel que se están muriendo contribuye a generar y amplificar la respuesta inmunitaria crónica y la hiperproliferación y diferenciación anormal de la epidermis», explica el primer autor del trabajo, Joan Manils, miembro del Departamento citado y ahora investigador posdoctoral en el Instituto de Ciencias Biomédicas del Trinity College (Irlanda).

Los resultados definen TREX2 como una potencial diana terapéutica para abordar esta enfermedad con una estrategia diferente y más focalizada. «La mayoría de tratamientos actuales están dirigidos a bloquear la acción del sistema inmunitario, y si bien dan buenos resultados, son tratamientos de carácter crónico y comprometen la respuesta inmunitaria del enfermo», explica Francisco Ciruela, coautor del estudio, profesor del Departamento de Patología y Terapéutica Experimental de la UB y jefe del Grupo de Investigación de Neurofarmacología y Dolor en el IDIBELL.

El próximo objetivo de los investigadores será descifrar el mecanismo de acción completo de TREX2 en el desarrollo y mantenimiento de la psoriasis con el fin de diseñar estrategias terapéuticas para tratar la enfermedad.