UNIVERSIDAD CEU CARDENAL HERRERA

La investigación, publicada en la revista norteamericana Aging, confirma que este tipo de células madre puede proteger los tejidos de las articulaciones del envejecimiento prematuro causado por la inflamación, frenando así el avance de la artrosis

La profesora de la Facultad de Ciencias de la Salud de la CEU-UCH, María Isabel Guillén, ha formado parte del equipo autor del estudio, integrado por investigadores de la Universitat de València, el Hospital La Fe, el Hospital de La Ribera y el Centro de Transfusión de la CV

La artrosis o desgaste de los cartílagos de las articulaciones es el problema articular más común en las personas mayores. La edad, la sobrecarga, el estrés oxidativo y la inflamación son sus principales causas. Un equipo de investigadores valencianos, del que ha formado parte la profesora de Farmacia y Medicina de la Universidad CEU Cardenal Herrera, María Isabel Guillén, ha estudiado los efectos positivos que puede tener el uso de células madre mesenquimales de tejido adiposo frente al envejecimiento prematuro del cartílago articular causado por la inflamación. Los resultados abren la puerta al desarrollo de nuevos tratamientos basados en este tipo de terapia.

Según explica la doctora Isabel Guillén, “las células madre mesenquimales de tejido adiposo secretan factores solubles con efectos paracrinos sobre los condrocitos, células que forman parte del tejido del cartílago de nuestras articulaciones. Estos factores pueden proteger a los condrocitos del envejecimiento prematuro”. La profesora de la CEU-UCH aclara que este envejecimiento de los condrocitos reduce la capacidad de regeneración del cartílago, lo que causa su progresiva degeneración y contribuye a la prevalencia de la artrosis: “El envejecimiento de los condrocitos, aunque es propio de la edad, se acelera y se convierte en prematuro debido fundamentalmente al aumento de la producción de mediadores inflamatorios liberados por diferentes motivos en la articulación”.

El equipo del que ha formado parte la profesora de la CEU-UCH Isabel Guillén decidió iniciar esta investigación para determinar el posible efecto de los factores liberados por las células madre mesenquimales de tejido adiposo sobre los condrocitos osteoartríticos. “El uso directo de células madre hoy en día constituye una esperanzadora terapia en regeneración tisular. Sin embargo se sabe muy poco sobre los posibles efectos que los factores secretados por estas células puedan tener en la modulación de la respuesta inmunitaria y en la inflamación, en concreto en la osteoartritis. Nuestro trabajo demuestra que los factores solubles producidos por las células madre del tejido adiposo disminuyen los marcadores inflamatorios y de senescencia evaluados en los condrocitos osteoartríticos en cultivo primario, a la vez que aumentan la funcionalidad celular”.

Nuevas terapias, muy pronto

Según Guillén, estos resultados constituyen la base para una nueva y prometedora terapia, alternativa al empleo directo de células madre: “Estamos ante una nueva forma de inmunoterapia que intenta potenciar la fisiología propia del cartílago sin que tengamos que producir distorsión alguna al uso directo de células madre, ajenas al tejido infiltrado, y en muy altas concentraciones, lo que se sabe que produce efectos secundarios no deseados”.

La profesora de Medicina y Farmacia de la CEU-UCH añade: “Evidentemente son necesarios más estudios, y en ello estamos, para ampliar el conocimiento del mecanismos molecular a este nivel. No obstante es importante destacar que esta investigación ha sido realizada con factores solubles procedentes de las células madre del tejido adiposo sobre condrocitos osteoartríticos heterólogos, es decir, de diferentes personas. Esto supone otra gran ventaja sobre la necesidad de utilizar células madre autólogas (procedentes del mismo paciente) usadas en la infiltración intraarticular”.

Esta investigación publicada por Aging “es esperanzadora sobre la posibilidad de desarrollar nuevas terapias contra la artrosis en un futuro muy cercano. No se trata de intentar regenerar un cartílago, sino de mantener la viabilidad y la funcionalidad fisiológica antes de tener que llegar a esta situación, lo que repercute en una mayor calidad de vida para el paciente”.

Equipo investigador valenciano

La profesora del Departamento de Farmacia de la CEU-UCH Isabel Guillén ha formado parte del equipo investigador, liderado por la doctora María José Alcaraz, del Departamento de Farmacología de la Universitat de València, e integrado por los investigadores valencianos Julia Platas, también del Departamento de Farmacología de la Universitat de València; María Dolores Pérez del Caz, del Hospital Universitario La Fe de Valencia; Francisco Gomar, de la Facultad de Medicina de la Universitat de València; Miguel Ángel Castejón, del Hospital de la Ribera en Alzira; y Vicente Mirabet, del Centro de Transfusión de la Comunidad Valenciana.

Referencia del artículo:

Julia Platas, María Isabel Guillén, María Dolores Pérez del Caz, Francisco Gomar, Miguel Ángel Castejón, Vicente Mirabet, María José Alcaraz (2016). “Paracrine effects of human adipose-derived mesenchymal stem cells in inflammatory stress-induced senescence features of osteoarthritic chondrocytes”. Aging, Volume 8, Issue 8 pp. 1703—1717.

Disponible en: 10.18632/aging.101007.

Etiquetado con:

Noticia clasificada como: Investigación universitariaUniversidades de la Comunidad Valenciana

Te gustó este artículo? Subscríbete a mi RSS feed