UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

El investigador Josu Arribalzaga del Departamento de Ciencias y Técnicas de la Navegación, Máquinas y Construcciones Navales de la UPV/EHU adaptan la aguja magnética a los actuales tiempos electrónicos

El investigador Josu Arribalzaga, de la Escuela de Ingeniería de Bilbao, ha diseñado un nuevo sistema basado en un plato que contiene imanes movibles para poder corregir los desvíos de la aguja de una manera autónoma, con el objetivo de conseguir un sistema que se autocompense y que mantenga la aguja magnética compensada en todo momento. Así, en el caso de que el buque se quede sin fuente de energía alguna, se podrá mantener la brújula corregida y operativa, sin perder el norte.

Históricamente las embarcaciones se han guiado por agujas magnéticas para fijar su rumbo de navegación. Sin embargo, estas agujas se ven influenciadas por todas las piezas metálicas que tienen a su alrededor, y no marcan exactamente el norte magnético, por lo que es necesario compensarlas periódicamente. El norte magnético no es el norte geográfico, se trata de una dirección generada por el campo magnético terrestre, que se desplaza continuamente. La compensación de las agujas magnéticas se ha realizado de la misma manera y con los mismos cálculos desde el siglo XIX. Esta operación consiste en realizar unos cálculos y determinar en qué celda se deben colocar unos imanes correctores para que la aguja magnética indique siempre el norte magnético. Conocido el norte magnético y corregida la declinación magnética (diferencia entre norte verdadero y magnético, calculada mediante cálculos modernos por la National Oceanic and Atmospheric Administration), se obtiene siempre el norte verdadero y, con él, la dirección exacta en la que se desplaza la embarcación.

Sin embargo, “aunque en la actualidad la aguja magnética está relegada al olvido, los sistemas de navegación de los que dependemos los marinos precisan de corriente eléctrica, sin la cual todos los posicionamientos que procedan de dichos sistemas se convierten en inútiles —explica el investigador Josu Arribalzaga—. Además, los sistemas GPS pueden llegar a dar una lectura errónea de la señal, por distorsiones ajenas o manipulaciones, intencionadas o no”. Habida cuenta, además, que la Organización Marítima Internacional obliga a todos los buques a portar una aguja magnética con su bitácora, donde se ubican los imanes compensadores, y otra aguja de repuesto para el caso de que los demás sistemas de navegación fallen, Arribalzaga ha propuesto un nuevo sistema de compensación basado en un plato que contiene imanes movibles, mediante el cual se consigue corregir los desvíos de la aguja de una manera más autónoma.

En vez de utilizar la potencia relativa de los imanes correctores como hasta ahora, el investigador ha utilizado el momento magnético de estos imanes para calcular su capacidad correctora y dependiendo de ese momento magnético determinar a qué distancias reales de la aguja se corrige una cuantía determinada de desvío. Asimismo, los investigadores han descubierto inesperadamente que el sistema de compensación utilizado hasta el momento no es correcto debido a una serie de rectificaciones que habría que hacer para conseguir una compensación correcta.

El sistema complementa a un compás magnético patentado por la UPV/EHU

El compás magnético integral para la obtención de desvíos en tiempo real, patentado por la UPV/EHU, calcula automáticamente todos los desvíos de la aguja magnética a todos los rumbos en tiempo real, pero una vez calculado este desvío habría que hacer ajustes para que la aguja magnética llegase a marcar el norte magnético. En ese sentido, el investigador de la Escuela de Ingeniería de Bilbao de la UPV/EHU Arribalzaga ha modernizado el sistema de compensación de la aguja y ha conseguido un sistema totalmente autónomo y que no depende de la electricidad. “He propuesto este modelo con una idea de futuro —explica—, con una idea de llegar a automatizar el sistema de alguna manera”. En vez de insertar los imanes correctores de la aguja en determinados casilleros, como hasta ahora, los ha dispuesto en un plato de manera que éste se puede desplazar hacia arriba o hacia abajo (aproximándose o alejándose de la aguja), y los imanes correctores se pueden girar, efectuando un efecto mayor cuanto más cerca esté el imán de la aguja.

“El plato que he diseñado y probado se puede ajustar al milímetro en cualquier posición vertical y en todo momento —detalla Arribalzaga—. En principio, el prototipo producido se puede manipular manualmente, porque su motorización implicaría un coste adicional importante, y, además, acoplarlos implicaría un sistema mecánico que habría que adaptar a los imanes y al plato”. La investigación realizada es, por tanto, un primer paso para poder llegar a acoplar el compás magnético integral patentado por la UPV/EHU y el plato diseñado, que debería ajustarse a unos sistemas específicos de autoajuste. “Pero esa sería otra fase”, concluye.

Información complementaria

Josu Arribalzaga (Gernika, 1961) es licenciado en Náutica, máster en Ingeniería Térmica, capitán de la marina mercante y doctor en Ciencias Náuticas y Transporte Marítimo. Ha llevado a cabo su tesis doctoral, titulada Sistema de compensación simplificado del desvío semicircular para bitácora con compás de clase “A”, bajo la dirección de Aitor Martínez Losares en el Departamento de Ciencias y Técnicas de la Navegación, Máquinas y Construcciones Navales de la Escuela de Ingeniería de Bilbao (Náutica y Maquinas Navales) de la UPV/EHU.