UNIVERSITAT DE VALENCIA

La Universitat de València se prepara para una nueva reducción en su presupuesto. Para las cuentas de 2017 se calcula una rebaja de un 1,31%, según ha informado el gerente, Joan Oltra, durante la sesión del Consell de Govern celebrada este viernes, 28 de octubre. Las estimaciones de ingresos para 2017 se sitúan en 338,2 millones de euros.

La cifra de los 338,2 millones se prevé por el impacto de la aportación desde la Generalitat del convenio de saneamiento de 2008 por valor de 4,5 millones de euros, pero incluye una aportación añadida de 4,1 millones de euros en concepto de subvención ordinaria.

Los criterios de elaboración del presupuesto aprobados por el Consell de Direcció de la Universitat han señalado una orientación hacia la reducción de un 10% de los recursos a disposición de centros, departamentos, institutos… Además, la institución continuará con los programas de ahorro iniciados los años anteriores en energía, agua, material de oficina, indemnizaciones por razón del servicio, material informático, servicios prestados por empresas…

No obstante, el gerente ha advertido: “Si no aumenta el importe de la subvención ordinaria de la Generalitat para 2017 tendremos serias dificultades para cerrar el presupuesto”.

Las transferencias recibidas desde la Conselleria d’Educació durante 2016 han sido mayoritariamente en efectivo, lo cual ha supuesto una reducción de los gastos financieros, que junto con la aplicación de los criterios de “prudencia financiera” aplicados por la Secretaría General del Tesoro y Política Financiera, han reducido los gastos financieros en línea con las previsiones iniciales.

En estos momentos la Universitat no mantiene abierta ninguna póliza de crédito en los bancos, y por tanto no se están pagando intereses por este concepto. Habitualmente a lo largo del año ha habido un saldo en bancos suficiente para funcionar con “normalidad y sin angustias”.

Por otro lado, hay un atraso en la percepción de las subvenciones autonómicas equivalente a una mensualidad (la correspondiente al mes de septiembre). A esto se tiene que sumar que la de agosto se ha recibido por ‘confirming’, pero la Gerencia no la hará efectiva hasta su vencimiento (16/11/2016), para evitar gastos financieros.

Ahora bien, la Generalitat ha comunicado que sus previsiones son acabar el año con dos mensualidades pendientes de abono (38 millones de euros).

Durante 2016, la mejoría en la situación de tesorería ha permitido reducir el periodo medio de pago de las obligaciones de la Universitat frente a terceros hasta los 35 días de media.

Como deuda de ejercicio corriente, la Conselleria d’Educació tiene un saldo pendiente de pago de 45,3 millones de euros, dentro del cual están 38 por subvención corriente del 2016, correspondientes a las dos últimas mensualidades (septiembre y agosto). Sin considerar la mensualidad de agosto (disponible para cobrar por ‘confirming’ el 16 de noviembre), el importe pendiente por subvención corriente es de 19 millones de euros, al cual hay que añadir 4,9 millones del 50% de la paga extra de 2012 que se ha pagado este año al personal al mes de enero.

El resto de deuda de la Conselleria d’Educació de este ejercicio, 2,4 millones, son subvenciones para proyectos y formación de personal investigador, fundamentalmente.

La deuda de la Conselleria de Sanitat a fecha 30 de septiembre de 2016 se sitúa en 1,4 millones de euros, cifra que corresponde fundamentalmente a las nóminas de los cuatro últimos meses (junio a septiembre) del personal vinculado de hospitales universitarios con responsabilidades docentes, que tradicionalmente abona la Universitat por cuenta de la Conselleria.

Los ministerios de Economía y Competitividad (antes de Ciencia e Innovación) y de Educación deben de, con fecha de 30 de septiembre, 7,8 millones (13,5 millones en 2015).

En cuanto a los ingresos, para 2017 se prevé una estabilización de la recaudación de tasas, contratos y convenios y aportaciones de las diversas administraciones. Y se estima una aportación añadida en el presupuesto de 2017 por parte de la Generalitat por importe de 4,1 millones de euros, así como una reducción de 2,7 millones (4,5 en 2017 frente a los 7,2 en 2016) de la anualidad del convenio 2008, que aminorará la capacidad de gasto.

No se sabe a estas alturas si los sueldos y salarios de los trabajadores públicos aumentarán (o en qué cuantía), mientras los gastos de personal consolidados, como antigüedad, quinquenios, sexenios, etc., aumentarán en 2017 alrededor de 1,34%.

Prácticas sanitarias estudiantes universidades privadas

El Consell de Govern ha aprobado un convenio entre la Universitat de València y la Universidad Cardenal Herrera para ordenar las prácticas clínicas curriculares obligatorias de los estudiantes de ciencias de la salud en las instituciones sanitarias dependientes de la Conselleria de Sanitat Universal i Salut Pública.

El punto ha sido defendido por la vicerrectora de Estudios y Política Lingüística, Isabel Vázquez, quien ha remarcado el carácter “transitorio y excepcional” de este convenio. El documento aprobado arbitrará un procedimiento temporal para que estudiantes de universidades privadas puedan realizar prácticas en determinados hospitales públicos, mientras se ordena el procedimiento. Un protocolo posterior establecerá en qué hospitales se realizarán estas prácticas, qué cantidad de estudiantes serán beneficiados, qué profesorado será necesario contratar y qué tasas tendrá que pagar la Cardenal Herrera para sufragar la contratación de nuevo profesorado asociado asistencial.

Diferentes voces del Consell de Govern han remarcado que con este convenio la Universitat de València realiza un esfuerzo, por responsabilidad institucional de cara a la sociedad valenciana, sin obtener ningún beneficio económico ni de otro tipo, para contribuir a solucionar temporalmente un problema no generado por la institución académica.

Criterios OCA

El Consell de Govern, por otro lado, ha aprobado de los criterios para la elaboración de la Oferta de Curso Académico (OCA) para el curso 2017/2018. El punto ha sido presentado por la vicerrectora de Profesorado y Ordenación Académica, Maria Vicenta Mestre, quien ha explicado el proceso altamente participativo que cada año lleva a la elaboración de los criterios. Ha destacado las modificaciones aplicadas, que intentan equilibrar la oferta docente a la demanda real, tanto en los estudios de grado como los másteres. Mestre ha calificado de muy satisfactoria la aplicación del incremento de la oferta de clases en valenciano, que el próximo curso se situará en un 40%.