UNIVERSIDAD DE NAVARRA

El catedrático de Pediatría de la Universidad de Navarra se muestra esperanzador en la búsqueda de un tratamiento eficaz.

Con motivo del Día Mundial contra la Poliomielitis, que se celebra el 24 de octubre, el profesor y catedrático de la Facultad de Medicina de la Universidad de Navarra, Luis Sierrasesúmaga, asegura que “parece correcto pensar que, de seguir avanzando las investigaciones por encontrar una cura, en un futuro no muy lejano podremos proclamar la erradicación de la poliomielitis a nivel mundial”.

En España esta enfermedad, que puede lesionar de forma irreversible neuronas motoras dando lugar a cuadros de parálisis neuromusculares, está libre de la polio desde el año 1988 mientras que, en Europa, lo está desde el año 2002: “Únicamente hay polio salvaje, es decir, no vacunal, en tres países: Afganistán, Pakistán y Nigeria. Las cifras poco a poco van disminuyendo y el pasado año se registraron un total de 74 casos de polio paralítica en el mundo” asegura el experto.

En la actualidad, donde con cierta frecuencia se ha recibido información sobre los efectos negativos de las vacunas, el pediatra apuesta por la vacunación de todos los niños que pueden ser víctimas del poliovirus: “Las informaciones de este tipo proceden de fuentes científicamente no contrastadas”. En esta línea, el especialista de la Clínica Universidad de Navarra, Dr.Sierrasesúmaga, ha añadido que “es de justicia rendir tributo a aquellos que con su trabajo diario y con un gran esfuerzo físico y económico personal están consiguiendo lo inalcanzable: erradicar una terrible enfermedad a nivel mundial”.

Buscar una vacuna

Michael Underwood fue el primero en describir la poliomielitis infantil en 1789. En 1988 y tras constatar que a pesar de existir vacunas eficaces, persistía una prevalencia de 1.000 casos nuevos de polio paralítica infantil diarios a nivel mundial, se crea bajo el amparo de la OMS la GPEI (Global Polio Eradication Initiative), con la idea de erradicar la polio a nivel mundial mediante la vacunación global. Posteriormente, y hasta el inicio de las campañas de vacunación poblacional a partir de 1995, cada verano y otoño se fueron describiendo sucesivos brotes de polio en todo el mundo.

A partir de los años 50 y 60 se comenzaron a introducir vacunas eficaces y la incidencia de la polio disminuyó rápidamente. Sin embargo, el reconocimiento del problema en países en vías de desarrollo fue más tardío, y es a partir de los años 70, cuando se implementan los calendarios vacunales, observando a partir de ese momento una significativa disminución de casos con parálisis postpolio.

Etiquetado con:

Noticia clasificada como: Investigación universitariaUniversidades de Navarra

Te gustó este artículo? Subscríbete a mi RSS feed