UNIVERSITAT DE VALENCIA

“Me llevaban esposado a la facultad para que realizara mis exámenes”. El neumólogo Julio Marín ha recordado así las enormes trabas que la dictadura franquista le impuso a causa de su militancia comunista. Marín, actualmente catedrático emérito de la Universitat de València, ha recibido este viernes, 25 de noviembre, la Medalla de la institución académica.

El acto solemne se ha celebrado en el Paraninfo del edificio histórico de La Nau. Además del homenajeado ha intervenido el rector, Esteban Morcillo, y el profesor Juan F. Ascaso, quien ha sido el encargado de la ‘laudatio’. Entre otras personalidades, al acto han asistido Gustavo Zaragoza, director general d’Anàlisis, Planificació i Coordinació, i Daria Terrádez, directora general de Relacions amb la Unió Europea.

En su intervención, Marín (Valencia, 1936) ha evocado su trayectoria. Desde sus primeros estudios en la Alianza Francesa y el en colegio Stoa, hasta su cátedra en la Universitat de València. Una trayectoria marcada durante mucho años por su lucha antifranquista y las consecuencias de la misma, que incluyeron detenciones, torturas, consejos de guerra y prisión.

El prestigioso neumólogo ha recordado: “El practicante de la prisión, Juan Gea, trabajaba también en el Manicomio (era muy frecuente entonces el pluriempleo). El director del Manicomio era amigo del profesor García Blanco (catedrático de Fisiología en la Facultad de Medicina). Debieron de comentar mi situación, y el profesor García Blanco dijo que si no me permitían examinarme en la Facultad de Medicina, me examinarían en la prisión. Cuando Juan Gea me comunicó la decisión del profesor García Blanco, volví a matricularme en el curso 1961-1962, en 2º de Medicina como alumno libre. En junio de 1961, formaron un tribunal dirigido por el profesor García Blanco, que me examinó dentro de la prisión. Siempre he agradecido el apoyo de los médicos y practicante de la prisión, así como del profesor García Blanco”.

Y ha añadido: “A partir de ese momento, con las tensiones que sé que se crearon en la Junta de Gobierno de la Facultad de Medicina, me permitieron acudir a examinarme en las convocatorias de la Facultad de Medicina, como alumno libre, de las distintas asignaturas del 2ºCurso de Medicina. Me llevaban esposado a la Facultad para que realizara mis exámenes. El catedrático de Anatomía fue el primero en examinarme e hice el examen oral permaneciendo esposado. Unos días después me llevaron a examinarme de Histología y el profesor Antonio Llombart, cuando me vio esposado, obligó a que me quitaran las esposas, y a partir de ese momento cuando llegaba a la Facultad de Medicina para examinarme, los policías me quitaban las esposas. La única asignatura que me suspendieron, obviamente, fue la asignatura de Anatomía, que impartía el decano de la Facultad”.

El discurso íntegro de Julio Marín se puede leer en la web de la Universitat.

En su ‘laudatio’, el profesor Juan F. Ascaso también ha recordado la lucha antifranquista de Marín, y ha evocado su trayectoria como médico y como investigador. De su dedicación clínica ha indicado: “El compromiso con la profesión médica y con sus pacientes ha sido una constante en la vida profesional del profesor Marín. Julio ha demostrado una fidelidad inequívoca al Hospital Clínico de la Universitat de València, dedicando 40 años de su vida profesional en exclusividad, apostando siempre por la medicina pública. Inició su andadura profesional como internista, pero pronto se dedicó a la Neumología, llegando al máximo escalón asistencial el de jefe de Servicio de Aparato Respiratorio en su hospital, el Hospital Clínico Universitario”.

De su vertiente investigadora ha destacado: “En su trayectoria ha dirigido 40 tesis doctorales y ha publicado más de 230 trabajos científicos, muchos en revistas de impacto entre las que destacaré: ‘Chest’, ‘Thorax’, ‘European Respiratory Journal’, ‘American Journal of Medicine and Rehabilitation’, ‘American ‘Journal of Epidemiology’, entre otras, y ha recibido numerosas becas y proyectos financiados. Dejando así un amplio legado científico en el área de la neumológica y especialmente en la ventilación ambulatoria”.

La ‘laudatio’ se puede leer íntegramente en la web de la Universitat.

Por su parte, el rector, Esteban Morcillo, ha manifestadot: “Em permetran que hui, a més de retre homenatge al professor Marín per la seua lluita contra la dictadura, recordem també a tantes i tants estudiants que lluitaren en la clandestinitat, que secundaren manifestacions en una època de ‘repressió permanent’ caracteritzada per l’omnipresència de la ‘Brigada Social’, que evidenciava la impossibilitat del règim franquista d’evitar l’allunyament dels joves dels valors oficials. I també que hui recordem la valentia dels professors que examinaren estudiants presos polítics, com va ser el cas del Dr. Marín, així com del rector Rafael Bartual i la seua Junta de Govern que es va negar a executar la decisió del Ministeri de continuar amb la depuració política de joves universitaris”.

Esteban Morcillo ha continuado: “Hui, com en el passat, vivim la crisi humanitària de les persones refugiades, i Europa es troba davant la cruïlla de donar resposta a aquest repte mentre debat el futur d’una Europa social ferida per l’eixida del Regne Unit i les malaurades polítiques de consolidació fiscal imposades a alguns països del sud com el nostre. Hui, més que mai, es necessita uns valors ferms i un compromís com el que al llarg de tota la seua vida ha expressar el professor Julio Marín, un home que a més d’exercir la seua responsabilitat com a catedràtic d’universitat pública, com a gestor universitari i com a cap de servei d’hospital públic, com a investigador i com a mestre, ha estat també un home sensible als arts que ha volgut compartir amb els demés, i no acaparar per a benefici personal, aportant amb generositat una valuosa quantitat d’obres artístiques al patrimoni públic de la Universitat de València per a conservació i gaudi dels seus conciutadans i conciutadanes”.

Les paraules del rector se encuentran accesibles en la web de la Universitat.

Julio Marín es actualmente profesor emérito de la Universitat de València. Licenciado y doctor en Medicina por la misma universidad, fue víctima, junto a otros militantes comunistas, de la represión de la dictadura por su lucha por las libertades democráticas. Tuvo que cursar parte de sus estudios desde la cárcel y, ya como profesor universitario, fue expedientado en un proceso que comportó la dimisión de la Junta de Gobierno de la Universitat de València, que se negó a la expulsión de alumnos y renovación de profesores exigida por las autoridades ministeriales.

Marín fue el primer catedrático de Neumología de una universidad española, y fue jefe del servicio de esta especialidad en el Hospital Clínico de Valencia.

A lo largo de su trayectoria profesional desarrolló una intensa actividad docente, asistencial e investigadora que contribuyó decisivamente a la creación de unidades específicas para el adecuado control y tratamiento de las enfermedades crónicas respiratorias.

Junto a su compromiso con el progreso de la sociedad, los valores democráticos, el avance de la ciencia y el bienestar de las personas, Julio Marín posee una sensibilidad artística que ha compartido a través de donaciones de obras de arte para su preservación y exposición pública.