UNIVERSIDAD DE MÁLAGA

El pívot granadino, autor de cuatro goles este curso, destaca que la victoria frente al Real Betis FS en la última jornada es un golpe de moral súper fuerte y nos sirve para colocarnos líderes

La novena jornada de Liga trajo al CD UMA Antequera una compensación al esfuerzo e ilusión puesto en cada partido desde el inicio de la temporada. El golpe de autoridad frente al Real Betis permitió, tras el empate del Elche CF 3-3 con FS Valdepeñas, subir al primer escalón de Segunda División con 21 puntos. El liderato supuso un soplo de energía renovada en el vestuario universitario para afrontar el exigente tramo final de la primera vuelta.

“La victoria frente al Real Betis FS fue importantísima debido al potencial que tiene cada uno de sus jugadores y al gran equipo que tienen. Por nuestra parte, es un golpe de moral súper fuerte y nos sirve para colocarnos líderes, que aunque sea momentáneo, el vernos ahí arriba siempre es bonito y te ayuda a seguir trabajando con muchísima ilusión y esfuerzo”, indica Miguel Fernández.

El pívot granadino enriquece los planteamientos tácticos de Manuel Luiggi “Moli” desde su llegada al club. Un jugador tan específico permite añadir al técnico malagueño nuevas variantes en ataque para contrarrestar las defensas rivales. El desahogo que imprime su juego de espaladas, sin estar exento de calidad en el manejo del balón, le convierte en una de las piezas más valiosas del tablero de cada partida. Su falta de experiencia en Segunda no se notó al marcar cuatro goles en los primeros choques y, en los últimos, la falta de acierto de cara a puerta, la suplió con un generoso esfuerzo defensivo y mucha intensidad en la disputa de cualquier balón.

Miguel Fernández tuvo el mejor estreno posible con la camiseta universitaria en Liga. Un triunfo 4-2 en el Argüelles frente al Naturpellet Segovia en el que pudo dejar su sello con el mejor gol. Controló con el pecho un balón aéreo, interpuso su cuerpo y con un reverso fulminó a su defensor para ajustar el remate final al poste. “Cada partido que pasa me encuentro más cómodo, sí es verdad que estos últimos partidos no estoy acertado de cara a portería y estoy teniendo ocasiones, pero eso es lo de menos mientras el equipo siga sumando. Defensivamente sí estoy aportando, al igual que todo el equipo y eso es siempre lo importante”, apunta.

Llegar a la fase crucial de la temporada como líder invicto refleja el inmenso trabajo tanto de los jugadores como del cuerpo técnico. Cada encuentro cuenta con un guión diferente, pero el conjunto malagueño sabe adaptarlo al interés de sus protagonistas. En cada uno de los compromisos ligueros llegó con opciones de puntuar al final, sino había sentenciado con anterioridad el mismo. Competir al 100% cada acción es una regla básica de Moli.

“Las claves para mantener la imbatibilidad están siendo la ilusión y esfuerzo que ponemos y eso se muestra en la pista en una gran defensa. Y en el partido contra el Betis, en concreto, tuvimos a un gran Conejo. Nos está salvando en los momentos más difíciles y esto hay que disfrutarlo mientras estemos bien, ya que gran parte de la imbatibilidad es la dinámica positiva que tenemos. Ahora mismo nuestra portería se hace más chica y la de los demás se nos hace más grande. Hay que seguir disfrutando y trabajando como lo estamos haciendo”, subraya el pívot granadino.

Primero contra segundo. La mejor defensa contra el mejor ataque. Estos son los alicientes principales del duelo de este viernes, a las 20.45 horas, en el Pabellón Fernando Argüelles. Si los universitarios superaron la reválida del Betis a domicilio, el nivel de dificultad no desciende con la visita de un rival muy peligroso como el filial azulgrana. “Es verdad que el FC Barcelona Lassa B es el equipo más goleador de la categoría y la mejor forma de contrarrestarlo es como lo estamos haciendo, con una buena defensa y que Conejo siga como lo está haciendo”, destaca.

Etiquetado con:

Noticia clasificada como: deporte universitarioUniversidades de Andalucía

Te gustó este artículo? Subscríbete a mi RSS feed