UNIVERSIDAD DE NAVARRA

– Pedro de la Rosa, del Instituto Cultura y Sociedad, desarrollará una aplicación que probará en colegios

Una investigación de la Universidad de Navarra busca prevenir el consumo de alcohol en menores a través la gamificación, el uso de elementos de juego -avatares, niveles o recompensas virtuales- en entornos no lúdicos. Este es el objetivo de la tesis de Pedro de la Rosa, doctorando del Instituto Cultura y Sociedad (ICS), que tiene previsto crear una aplicación con elementos de juego y probarla en colegios.

Para De la Rosa es importante que los juegos se implementen en la vida real y no en un entorno en el que se perciben como un mero videojuego. “Es necesario crear ocasiones donde los jóvenes puedan entrenar habilidades para resistir la presión social, controlar sus impulsos o solicitar ayuda”, ha explicado. Como ejemplo, ha mencionado el caso de “las aplicaciones de control de peso y ejercicio físico, que implementan un sistema de puntos, retos personales o entre amigos”.

Con esta herramienta, busca “potenciar la efectividad de las campañas de educación de la salud tradicionales”. Además, ha añadido que los beneficios de su investigación pueden extenderse a otros problemas comunes de la adolescencia: “Las conductas que se busca promover, además, ayudan a prevenir otros problemas como el acoso escolar o el consumo de otras sustancias”.

285.000 jóvenes entre 14 y 18 años, iniciados en el alcohol en 2015

Según datos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, 285.700 estudiantes de entre 14 y 18 años han iniciado el consumo de alcohol durante 2015. El organismo alerta de que se ha extendido la costumbre de beber en “atracón” en un escaso lapso de tiempo, localizado fundamentalmente en el fin de semana. Del 58,5% que había consumido bebidas alcohólicas en los últimos 30 días, casi todos (99,8%) habían bebido en fin de semana, mientras que solo un 39,3% lo había hecho en días laborables. En cuanto a la frecuencia, un 23% de los estudiantes había bebido todos los fines de semana.

Sobre las medidas preventivas que estudia poner en marcha el Gobierno, Pedro de la Rosa afirma que “la legislación por sí sola no podrá conseguir efectos notables si no se acompaña de esfuerzos de concienciación y educación poblacional”. Para el investigador hay que combatir la percepción de que beber alcohol es una actividad de bajo riesgo, que achaca a “la normalización de su consumo en menores”.

De acuerdo con el doctorando del ICS, se pretende crear un consenso entre los principales agentes implicados en su cumplimentación, “por lo que es de esperar que la ley tenga algo de impacto, similar al del carné de conducir por puntos en la reducción de la mortalidad por accidentes de tráfico”.

Pedro de la Rosa, que pertenece al proyecto ‘Educación de la afectividad y de la sexualidad humana’ del ICS, ha obtenido recientemente una ayuda de la Cátedra Asisa-Universidad Europea para su investigación, en el marco de las becas que la institución otorga a proyectos sobre Ciencias Biomédicas y Ciencias de la Salud para reforzar los vínculos entre el mundo académico universitario y la sociedad.