UNIVERSIDAD DE NAVARRA

– Un experto afirma en la Universidad de Navarra que las dietas generalizadas sin lácteos, sin gluten o con alimentos crudos “no se han sometido a estudios serios”

En opinión de Francisco Guarner, director del Área de Digestivo del Hospital Vall d´Hebron, “nos encontramos en un momento especialmente difícil por la confusión que introducen continuamente algunos gurús que ofrecen dietas milagrosas globales, y que resultan muy peligrosos”. Así lo advirtió en las XI Jornadas de Actualización en Nutrición, organizadas por la Universidad de Navarra.

Según el experto, uno de los mayores especialistas en microbiota (microorganismos responsables de la salud gastrointestinal), las dietas únicamente con alimentos crudos, dietas sin lácteos, sin gluten, etc. “no han sido sometidas a estudios serios que comprueben sus beneficios ni que las hagan recomendables para todo el mundo. De hecho, los avances científicos nos llevan a dietas personalizadas, adaptadas a las necesidades de cada individuo, no a remedios globales que eran más propios de siglos pasados”.

En este sentido, Francisco Guarner recordó que aunque ya se ha demostrado la relación entre la microbiota de nuestro intestino y enfermedades como la obesidad, el cáncer o la depresión, “los análisis actuales solo permiten conocer el 20 o 40% de la diversidad de bacterias que habitan en el intestino de un individuo, por eso todavía no se ha podido extender el tratamiento de trasplantes de heces de personas sanas a personas enfermas. Se ha probado con éxito en modelos experimentales donde este trasplante ha permitido incluso revertir algunos trastornos metabólicos como la diabetes de tipo 2”.

Las intolerancias y alergias alimentarias: un problema del sistema inmune

Por otro lado, Francisco Guarner confirmó que los estudios sobre la microbiota de los individuos permiten saber que tanto en Europa como en EE . UU. esa microbiota es “menos diversa, más pobre, probablemente por el efecto de los antibióticos -su ingesta acaba con las bacterias que causan la enfermedad pero también matan a las bacterias beneficiosas-, la extensión de la higiene y el cambio en nuestra dieta”.

“De hecho”, continúa el experto, “en las zonas rurales de África o de la Amazonía las personas tienen una microbiota más diversa y casi no existen enfermedades autoinmunes, ni cáncer de colon, ni alergias o intolerancias. Sí es cierto que hay mayor mortalidad, pero no tanta como se podría pensar, ya que su mayor diversidad de bacterias les ha permitido tener un sistema inmune que funciona mejor”. Y es que, según el Dr. Guarner, la profusión de alergias, intolerancias y dolencias gastrointestinales en los países desarrollados son propias de un sistema inmune que no funciona bien, y genera intolerancias sobre alimentos que no tendrían por qué ser dañinos, como sucede con el gluten.

Como recomendación para enriquecer esa flora gastrointestinal el investigador recomienda “alimentar a nuestras bacterias, no solo a nuestro cuerpo, con fibra, probióticos y prebióticos, polifenoles o flavonoides, que están presentes en el tomate o en las verduras frescas. En general: se trata de recurrir a la alimentación personalizada para fortalecer ese órgano que vive en nuestro colon, pesa alrededor de un kilo y se llama microbiota”, concluyó.

En las XI Jornadas de Actualización en Nutrición, coordinadas por el catedrático de Nutrición de la Universidad de Navarra y miembro de CIBERobn Alfredo Martínez, participaron 200 profesionales y estudiantes de Nutrición.

Etiquetado con:

Noticia clasificada como: GeneralUniversidades de Navarra

Te gustó este artículo? Subscríbete a mi RSS feed