UNIVERSIDAD DE NAVARRA

– Representantes estudiantiles de la Universidad de Oxford, del Dublin Institute of Technology, de la Autónoma de Madrid y de la Universidad de Navarra participan en el Congreso BUR 2017

“Los alumnos nos convertimos en la cara y la voz de la Universidad”, fue una de las conclusiones de cinco representantes estudiantiles que participaron en la mesa redonda ‘Oportunidades de los estudiantes, voces de los estudiantes’. Esta tuvo lugar en la Universidad de Navarra, durante la primera jornada del Congreso ‘Building Universities’ Reputation (BUR).

En ella intervinieron Jack Hampton, presidente de la Student’s Union de la Universidad de Oxford; Erwina Stojeck, del Dublin Institute of Technology; Elna Victoria Bendeck, alumna internacional de Honduras; Adriana Pérez, de la Universidad Autónoma de Madrid; y Laura Venzal, delegada de la Universidad de Navarra.

El presidente de la Unión de Estudiantes de la Universidad de Oxford, Jack Hampton, señaló la importancia de empoderar a los alumnos tanto para su propio beneficio como el de la universidad. Así, explicó que el sindicato donde trabaja consta de una estructura colegiada con 72 agrupaciones. “Como ‘consumidor’, el estudiante tiene una mayor conciencia sobre su derecho a elegir un mejor servicio”, afirmó.

Erwina Stojeck, del Dublin Institute of Technology, indicó que, además de escuchar a los estudiantes, la Universidad debería promover el diálogo entre estos y las autoridades académicas. Asimismo, aclaró que algunos factores -como la página web, los eventos informativos o su posición en los rankings- crean una imagen del centro educativo que cambia con la experiencia personal del alumno en el campus. “Los amigos son una de las mejores formas de descubrir la Universidad”, añadió.

Coincidió en ese sentido con Elna Victoria Bendeck, estudiante internacional de la Universidad de Navarra, quien admitió: “Lo que me hizo decidirme por esta Universidad fue la opinión de otras personas”. Original de Honduras, mencionó la oferta académica, la posibilidad de realizar actividades extracurriculares (teatro, voluntariado, etc.) y la ciudad donde se ubica la institución como elementos determinantes: “Yo me enamoré de Pamplona”.

El crecimiento personal, clave para la reputación

Por su parte, Adriana Pérez, de la Universidad Autónoma de Madrid y moderadora del encuentro, reivindicó una mayor implicación de los estudiantes en el aprendizaje y la calidad de la enseñanza: “Los alumnos deberían estar en el centro de la toma de decisiones, como socios y stakeholders”.

Finalmente, la delegada de la Universidad de Navarra, Laura Venzal, identificó la oportunidad de crecimiento personal como clave para la reputación. “Esta idea se ignora en muchas ocasiones. Sin embargo, cobra relevancia una vez que se llega a la etapa académica y permanece en los antiguos alumnos cuando piensan en el valor de su universidad”.

A esta edición del Building Universities’ Reputation (BUR) de la Universidad de Navarra asisten 250 personas de 23 países y se centra en la reputación de la universidad desde el punto de vista del estudiante. El Congreso internacional, celebrado cada dos años, cuenta con la colaboración de instituciones como la Conferencia de Rectores de Universidades españolas, Universia, el British Council, el observatorio internacional de rankings (IREG) y asociaciones de universidades como CASE y “World 100 Reputation Network”.