UNIVERSIDAD A DISTANCIA DE MADRID

Este es uno de los datos que se recogen en el ‘Estudio estadístico y modelo matemático para la reducción de la accidentalidad en la industria siderúrgica’. Trabajo realizado por Ricardo Díaz, profesor de la UDIMA y Aitor Ibarra de Tubos Reunidos SA.

El objetivo del trabajo es contribuir a la reducción de los accidentes de trabajo, mediante el descubrimiento y la identificación de las variables más influyentes en la manifestación de los mismos.

La edad de los trabajadores, el tipo de contrato, el día de la semana del siniestro o la hora en la que se producen son alguna de las variables analizadas.

Madrid, 18 de abril de 2017.- El profesor de la UDIMA (Universidad a Distancia de Madrid) Ricardo Díaz Martín ha elaborado el ‘Estudio estadístico y modelo matemático para la reducción de la accidentalidad en la industria siderúrgica’, trabajo de investigación que ha realizado junto a Aitor Ibarra Talledo, de Tubos Reunidos S.A y por el que han sido finalistas en la VIII edición de los premios Atlante en la categoría ‘Integración de la Prevención’, que concede Foment del Treball.

El principal objetivo del trabajo es contribuir a la reducción de los accidentes de trabajo, mediante el descubrimiento y la identificación de las variables más influyentes en la manifestación de los mismos; para posteriormente reforzar estos aspectos en el Plan de Prevención, en la Revisión por la dirección y/o en la política de la compañía según se tenga establecido.

Metodología del Estudio

El trabajo se centra en una recopilación de todos los accidentes y bajas laborales producidas en la industria siderúrgica desde el año 2003 al 2012 obteniéndose, de esta manera, datos de más de 100.000 accidentes laborales. Dichos resultados se han analizado agrupándolos por variables que caracterizan los accidentes laborales. De esta manera se establecieron índices relativos a la edad del trabajador, el tiempo de la baja, el coste económico de la baja, la antigüedad del trabajador, el tipo temporal de contrato, el tipo de dedicación del trabajador, las horas trabajadas antes del accidente, el día de la semana del accidente e incluso la hora del accidente.

Con todo ellos, se realizó un tratamiento estadístico de regresión multivariable en el que se incluyen dichos índices y de acuerdo a estos datos disponibles procedentes de la experiencia, se ha logrado elaborar un modelo matemático que predice con más de un 80% de fiabilidad los costes anuales que tendrá una empresa del sector siderúrgico, conocidos los datos anteriormente citados de la misma.

“Haciendo un paralelismo entre la previsión de la climatología y de la siniestralidad”, señala Díaz Martín, “se puede decir que hemos hecho algo similar a las predicciones que hace el Instituto Nacional de Meteorología, al aplicar modelos matemáticos a las tendencias que nos aportan los datos de siniestralidad”.

En conclusión, Díaz e Ibarra presentan una metodología de previsión de la accidentalidad según las características y sector de la empresa, identificando los puntos críticos a tratar con el fin de evitar el accidente de manera particularizada para cada empresa.

Resultados del Estudio

Por medio de un análisis integral de los datos obtenidos de los accidentes laborales, en donde se han aplicado datos estadísticos para clasificar los accidentes y analizar tendencias, desviaciones, formular hipótesis e implementar medidas generales de control e incluso analizar la evolución de la accidentabilidad se han llegado a las siguientes conclusiones:

Desde el punto de vista general, la gestión de riesgos es una disciplina con una base teórica muy importante. Sin embargo, su aplicación a los riesgos laborales y, todavía más, a los riesgos laborales en la siderurgia, no está todavía culminada.

No obstante, la alta siniestralidad española nos lleva a pensar que esa formalización no es eficaz o no se cumple.

Teniendo en cuenta la siniestralidad según el tipo de contrato, encontramos que los accidentes en personas con contrato eventual y/o temporal representa el 39% de los accidentes con baja cuando en este sector lo que más predomina son los contratos fijos y/o indefinidos.

La franja de edad de los trabajadores que más accidentes sufren ha ido aumentado según pasan los años. En el año 2003 la edad de los siniestrados era de entre 22 y 28 años, mientras que en el año 2012 se sitúa entre los 33 a 39 años. En el periodo de los 10 años estudiado la media de edad se sitúa entre los 26 y 34 años.

Con respecto a la antigüedad del trabajador no queda muy claro si el periodo indicado se refiere a la antigüedad en el puesto de trabajo o en la empresa. Independientemente se demuestra que la mayor parte de los accidentes suceden. mayoritariamente, en el primer año.

El día de la semana que más accidentes se producen son los lunes con casi el 25% de los mismos y va disminuyendo a medida que avanza la semana.

Las horas del día que más accidentes se producen son entre las 10 horas y 12 horas de la mañana, así como a las 17 horas de la tarde.

Los meses donde más accidentes se suceden son los de mayo y junio. Y los meses del primer semestre tienen más siniestralidad que los meses del segundo trimestre.