UNIVERSIDAD DE BARCELONA

El artículo firmado por Fergus Simpson, investigador del Instituto de Ciencias del Cosmos de la Universidad de Barcelona (ICCUB), se ha publicado hoy en la revista científica Monthly Notices of the Royal Astronomical Society (Oxford University Press)
Barcelona 20 de abril de 2017. Para que la superficie de un planeta pueda tener áreas extensas tanto de tierra como de agua, es necesario un equilibrio delicado entre el volumen de agua que retiene y las dimensiones de las cuencas oceánicas. En el conjunto de planetas con agua, cada una de estas cantidades puede variar considerablemente. Aún se desconoce la razón por la que los valores de la Tierra se encuentran en pleno equilibrio. En un artículo publicado en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society (Oxford University Press), el autor, Fergus Simpson, investigador del Instituto de Ciencias del Cosmos de la Universidad de Barcelona (ICCUB), ​​ha construido un modelo estadístico para predecir la división entre tierra y agua en exoplanetas habitables.

Este modelo, basado en el estadística bayesiana, predice que la mayoría de planetas habitables están dominados por océanos que cubrirían más del 90 % de la superficie (intervalo de fiabilidad del 95 %). Simpson ha llegado a esta conclusión porque la Tierra está cerca del límite de los planetas que contienen agua, un régimen en el que la existencia de nuestra especie ya no sería viable. «Un escenario en el que la Tierra tuviera menos agua que otros planetas habitables sería coherente con los resultados de las simulaciones, y podría explicar por qué algunos planetas son menos densos de lo que se esperaba», explica Simpson.

En este trabajo, el investigador del ICCUB aplica el principio de selección antrópica, una idea aplicada principalmente en el ámbito cosmológico y que defiende que cualquier teoría válida sobre el Universo debe ser coherente con la existencia del ser humano. «Basándonos en que los océanos cubren el 71 % de la Tierra, encontramos bastantes pruebas para defender la hipótesis de que los efectos de la selección antrópica funcionan», explica Simpson.

Para realizar el experimento con el modelo estadístico, el investigador del ICCUB ha tenido en cuenta observaciones como por ejemplo el ciclo del agua o los procesos de la erosión y la deposición. También ha presentado una aproximación estadística para calcular el área habitable decreciente de los planetas con océanos más pequeños, ya que empiezan a estar dominados por los desiertos.

En este estudio, Simpson se centra en el efecto de la selección que incluye el área cubierta por los océanos. «Nos queda mucho para comprender la evolución de la vida, pero no debemos limitarnos a creer que todos los planetas habitables tienen la misma capacidad de tener vida inteligente», concluye.

Animación que muestra la apariencia de la Tierra si la cantidad de agua aumentara. Crédito: F. Simpson
https://www.dropbox.com/s/skyu5mox4m2kh4d/flood30.mp4?dl=0

Referencia del artículo:

Fergus Simpson. «Bayesian evidence for the prevalence of waterworlds». Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, Abril 2017. Doi: 10.1093/mnras/stx516