UNIVERSIDAD DE GRANADA

La obra, del economista y sociólogo estadounidense de origen turco Timur Kuran, es pionera en la aplicación del marco analítico de la Nueva Economía Institucional al Oriente Medio islámico

Con el título “La larga divergencia”, la Editorial Universidad de Granada (EUG) y el Centro de Iniciativas de Cooperación al Desarrollo (CICODE) publican un libro sobre la influencia de la ley islámica en el atraso de Oriente Medio. La obra, del economista y sociólogo estadounidense de origen turco Timur Kuran, es pionera en la aplicación del marco analítico de la Nueva Economía Institucional al Oriente Medio islámico, lo que la convierte en un referente para los estudiosos de la divergencia, el subdesarrollo y las instituciones, y un excelente marco general para investigaciones venideras.

En esta publicación, Timur Kuran hace partícipe al lector del debate sobre la divergencia incorporando Oriente Medio al análisis, “con un enfoque muy alejado de los teóricos esencialistas y de los ideólogos de la Economía islámica”.

Igualmente, el autor se muestra muy crítico con las interpretaciones del subdesarrollo económico ligadas a los enfoques dependentistas y a los defensores de la modernización a los que acusa de confundir “modernización económica” con “occidentalización económica”, esto es, con la adopción de las instituciones y doctrinas occidentales.

Se propone, así, el autor de este libro, resolver un importante enigma histórico: por qué el Oriente Medio islámico se retrasó económicamente con respecto a Europa occidental en el periodo posmedieval. Para resolverlo centra su análisis en las causas del estancamiento institucional y el subdesarrollo, y propone una teoría del cambio institucional asociado a la inexistencia de demanda de innovación organizacional.

Oriente Medio se rezagó con respecto a Occidente

Timur Kuran vincula el crecimiento económico moderno a la innovación organizativa que resulta de las transformaciones institucionales, y parte de la hipótesis de que Oriente Medio se rezagó con respecto a Occidente porque adoptó tardíamente instrumentos clave de la economía moderna, tales como la legislación y las formas organizativas que favorecieron la movilización de los recursos productivos a gran escala, mediante sociedades privadas perdurables en el tiempo y en un marco de intercambio impersonal.

“Mientras que Occidente transitaba gradualmente –señala Kuran– a estructuras institucionales y organizativas más avanzadas, desde el punto de vista comercial y financiero, y pasaba del intercambio personal al intercambio impersonal, el `complejo institucional´ heredado del sistema islámico clásico provocaba la aparición de `trampas institucionales´ que llevaron al estancamiento y dificultaron las reformas institucionales en Oriente Medio”.

El volumen, de 448 páginas, con ilustraciones en blanco y negro, se divide en cinco grandes apartados: “Introducción”, “Estancamiento organizativo”, “El camino hacia el subdesarrollo”, y “Conclusiones”, en las que, finalmente, Timur Kuram responde a la pregunta ¿Impidió el Islam el desarrollo económico?