UNIVERSITAT DE VALENCIA

La Universitat Jaume I de Castellón, a iniciativa del Departamento de Administración de Empresas y Marketing, concederá la distinción de doctor honoris causa al profesor doctor Jordi Garcés Ferrer por las contribuciones que ha realizado en el campo de las ciencias sociales desde una perspectiva interdisciplinaria, así como por su vinculación con la Universitat Jaume I. El profesor Javier Sánchez García, catedrático de Comercialización e Investigación de Mercados de la UJI, actuará como padrino. La investidura se realizará el viernes 19 de mayo de 2017 a partir de las 12 horas en el Paranimf de la universidad castellonense.

Jordi Garcés Ferrer es doctor en Ciencias Políticas y de la Administración, doctor en Psicología Social, licenciado en Filosofía y Ciencias de la Educación (especialidad en Psicología), diplomado en Criminología y diplomado en Trabajo Social. Ha ocupado la Cátedra Príncipe de Asturias en la Georgetown University de Washington DC y es catedrático de la Universitat de València y director del Instituto Universitario de Investigación en Políticas de Bienestar Social (Polibienestar) de la Universitat de València.

El profesor Garcés cuenta con una experiencia docente universitaria continuada de treinta años en temas relacionados con las políticas sociales europeas comparadas y las ideologías políticas y el bienestar social. Su actividad investigadora se ha desarrollado tanto desde la Universitat de València cómo desde otras universidades y centros de investigación en los que ha realizado estancias como investigador visitante. Es autor o coautor de más de cien publicaciones científicas en español, valenciano, inglés y alemán.

En su discurso de investidura hará una defensa del conocimiento interdisciplinar como generador de la innovación social. El profesor Garcés explicará que, “así como la nueva conciencia ecológica entiende que ya no hay que dominar a la naturaleza sino pactar y convivir con ella, las ciencias sociales deberán recuperar su función social pactando con las ciencias técnicas la reflexión de la interdefinibilidad, para componer nuevos sistemas complejos sociotécnicos y reformulando así la concepción práctica de las ciencias sociales”. Además, según su análisis, “transformar el vasto conocimiento social validado en algoritmos matemáticos, catapultará ese conocimiento hacia el futuro de la investigación científica, y será capaz de modificar la acción a través de la toma de decisiones políticas eficaces y eficientes en el ámbito de las administraciones públicas”.

Garcés prevé que, desde una perspectiva científica, “la inseparabilidad ecosistémica será capaz de sustituir el esquema darwiniano de la supervivencia del más apto por el de la mayor adaptabilidad del más cooperativo”. Por lo que “la política no debería buscar respuestas en las certezas técnicas ni en las victorias de unos sobre otros, sino en la capacidad y en la libertad de intercambiar argumentos y sintetizar conclusiones de equilibrio y de consenso a largo plazo”. Desde esta perspectiva, “el consenso es a la política como la interdisciplinariedad al conocimiento. Una supuesta lógica que se transforma en oxímoron por improbable, si bien, y en realidad, ahí reside, justamente, la esencia de la política, por ser compleja, dialogante”.

Siguiendo la idea del pensador francés Edgar Morin de “tratar de instituir en todas las universidades y facultades un diezmo epistemológico interdisciplinario que deduciría un 10% del tiempo del curso para una enseñanza común que trataría de las premisas de los diferentes saberes…”, el profesor Garcés propondrá “su institucionalización pero en el ámbito de la investigación, a través de Institutos Universitarios de carácter interdisciplinar sociotécnico que estudien los problemas heterogéneos y álgidos del desarrollo integral del ser social. Institutos que se planteen la conveniencia de la coordinación de profesionales e investigadores, de lo público con lo privado, de los políticos con los científicos, para aprender objetivos, epistemologías, metodologías”.