UNIVERSIDAD DE BARCELONA

· El estudio de la UB representa un paso importante en la comprensión de cómo este trastorno puede afectar al cerebro durante la actividad cognitiva

Investigadores del Instituto de Neurociencias y del Instituto de Investigación de Sistemas Complejos (UBICS) de la Universidad de Barcelona han identificado diferencias en el patrón de activación cerebral funcional de pacientes con diabetes de tipo 1 (DT1). El estudio, realizado con técnicas de neuroimagen, representa un paso importante hacia la comprensión de cómo la DT1 puede afectar al cerebro durante la actividad cognitiva, y podría tener implicaciones en el modo de abordar el tratamiento de las personas con este trastorno metabólico. La DT1 es una enfermedad crónica provocada por una carencia en la producción de insulina, la hormona que regula el azúcar en la sangre. Este tipo de diabetes obliga a los pacientes a tomar insulina diariamente y es una causa importante de ceguera, insuficiencia renal e infarto de miocardio, entre otras complicaciones.

En el trabajo, publicado en la revista PLOS ONE, han participado Joan Guàrdia y Maribel Peró Cebollero, de la Facultad de Psicología de la UB; Geisa Gallardo y Andrés González, de la Universidad de Guadalajara (México), y Esteve Gudayol, de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (México).

Cambios en la actividad cerebral

El nuevo estudio ha explorado con técnicas de imagen por resonancia magnética funcional (fMRI) el patrón de activación neuronal de veintidós pacientes con diabetes de tipo 1 y de un grupo control de dieciséis personas sanas mientras realizaban dos tareas de memoria de trabajo con estímulos verbales y visuales. Esta técnica de neuroimagen mide la actividad cerebral durante las actividades a partir de los cambios del flujo de la sangre que tienen lugar en el cerebro según las zonas con mayor consumo energético.

«La respuesta conductual a las tareas del experimento fue casi la misma en ambos grupos, pero la actividad cerebral fue distinta, y los pacientes con DT1 mostraron una menor activación cortical que los sujetos control», explica Joan Guàrdia.

Adaptación para compensar la disfunción cognitiva

Estos resultados refuerzan la idea de que la DT1 tiene un impacto en la actividad del cerebro y al mismo tiempo muestran que, en algunas circunstancias, el cerebro de estos pacientes desarrolla adaptaciones para prevenir la disfunción cognitiva.

«Las activaciones observadas en la zona frontal inferior derecha, el cerebelo y el putamen de los pacientes con DT1 pueden ser una respuesta adaptativa para alcanzar el mismo nivel de rendimiento de comportamiento que los sujetos sanos», explica Joan Guàrdia.

Según los investigadores, estos cambios en el patrón de activación cerebral podrían ser adaptaciones neuroplásticas a la desregulación de la glucosa provocada por la carencia de insulina propia de la enfermedad.

«Si se confirman estos resultados, será importante diseñar programas de mantenimiento de actividad cognitiva para personas con este trastorno, un enfoque que actualmente no es habitual», concluye el investigador.

Referencia del artículo:

J. Guàrdia-Olmos, G. B. Gallardo-Moreno, E. Gudayol-Ferré, M. Peró-Cebollero y A. A. González-Garrido. «Effect of verbal task complexity in a working memory paradigm in patients with type 1 diabetes. A fMRI study». PLOS ONE, junio de 2017. Doi: https://doi.org/10.1371/journal.pone.0178172