UNIVERSIDAD PONTIFICIA COMILLAS

Los menores de 35 años con estudios superiores y renta media/alta son las personas que más desperdician

Solo el 7% de las personas encuestadas asume tirar comida a la basura

La Universidad Pontificia Comillas ICAI-ICADE y Prosalus han presentado esta mañana la encuesta sobre aprovechamiento de alimentos en el municipio de Madrid, que ha sido elaborada por las investigadoras Victoria Labajo y María Eugenia Fabra, del Grupo de Investigación E‐SOST (Economía, Empresa y Sostenibilidad) de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de esa universidad. Esta encuesta es una de las actividades contempladas en el proyecto impulsado por Prosalus y financiado por el Ayuntamiento de Madrid: “En Madrid yo no desperdicio, yo comparto. Implicación ciudadana en la reducción del desperdicio alimentario”.

En el acto han intervenido Javier Martín, subdirector S.G. de Ciudadanía Global y Cooperación Internacional al Desarrollo, de la Coordinación General de la Alcaldía de Madrid; José María Medina Rey, director de Prosalus, ONGD impulsora de la iniciativa Yonodesperdicio.org; Victoria Labajo, investigadora de E-SOST; y Carlos Prieto, director del Servicio para el Compromiso Solidario y la Cooperación al Desarrollo, de la Universidad Pontificia Comillas ICAI-ICADE.

El acuciante problema del hambre y la (in)seguridad alimentaria, unida al desafío global que plantea la escasez de recursos y el cambio climático, ha situado la reducción del desperdicio de alimentos como un tema prioritario en la agenda de organismos nacionales e internacionales.

Los datos de la encuesta arrojan que son los jóvenes menores de 35 años, con estudios superiores, en hogares de menos de tres miembros, de renta media/alta y en distritos de perfil socio económico medio/alto quienes más desperdician.

A pesar de que en los hogares madrileños se percibe cierto cuidado con el desperdicio, el 7% de las personas encuestadas reconocen tirar alimentos a la basura con relativa frecuencia y el 0,4% casi siempre. Los alimentos que más se desperdician son frutas y verduras, pan/cereales/repostería y productos lácteos. Las causas que se apuntan como prioritarias son el deterioro de los productos por mala conservación o la preparación inapropiada, junto con la caducidad de los productos, ya que el estudio revela la confusa interpretación que sigue habiendo entre fecha de caducidad y consumo preferente.

La percepción acerca de cómo nos comportamos en este tema es muy subjetiva, puesto que a pesar de que la encuesta muestra que sólo un 7% de las personas encuestadas reconoce tirar comida a la basura, la Dirección General del Parque Tecnológico Valdemingómez, dependiente del Área de Gobierno de Medio Ambiente y Movilidad, muestra que la tasa de producción de

residuos urbanos en Madrid por habitante y año de la recogida selectiva domiciliaria, es decir de la bolsa de restos que depositamos en los contenedores, se sitúa en los últimos 3 años en 273 kilos de media, alrededor de 750 gramos al día.

En la encuesta se pone de manifiesto, además un tema que nos parece de especial relevancia: la preocupación por el consumo responsable no aparece vinculada al hecho de no desechar alimentos. Asimismo, la concienciación medioambiental manifestada por muchas personas encuestadas no se relaciona con las repercusiones del desperdicio alimentario en el medio ambiente.

Por eso Yonodesperdicio.org, como plataforma que trata de poner en contacto a personas que quieren compartir alimentos para evitar que acaben en la basura, tiene como objetivo último sensibilizar acerca de las consecuencias que tiene sobre el hambre y la sostenibilidad del planeta un acto tan cotidiano como tirar a la basura alimentos.

Etiquetado con:

Noticia clasificada como: GeneralUniversidades de Madrid

Te gustó este artículo? Subscríbete a mi RSS feed