UNIVERSITAT DE LLEIDA

Rattan Lal equipara este problema con los misiles intercontinentales

“La estabilidad política y la paz global están amenazadas por la degradación de los suelos, la inseguridad alimentaria y la desesperación”. Así de contundente se ha mostrado el nuevo doctor honoris causa de la Universidad de Lleida (UdL), el científico indio Rattan Lal, durante su investidura. Lal los considera una amenaza “tan real para la seguridad como los misiles balísticos intercontinentales” (ICBMs en inglés). Este profesor de Ciencia del Suelo en la Universidad del Estado de Ohio (Estados Unidos), miembro del Panel intergubernamental del cambio climático (IPCCV) que fue premiado con el Premio Nobel de la Paz en 2007, relaciona la calidad de los terrenos con el desarrollo sostenible y un menor riesgo de agitación social.

“Si los suelos no se recuperan, las cosechas fallarán aunque haya lluvia; el hambre continuará a pesar de la biotecnología y los cultivos modificados genéticamente; la lucha civil y la inestabilidad política acosarán el mundo en desarrollo a pesar de los sermones sobre derechos humanos y los ideales democráticos, y la humanidad sufrirá pesar de los grandes avances científicos ”, aseguró Rattan Lal, que ha sido apadrinado por el profesor emérito de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agraria, Ildefonso Plan.

El científico indio, que ha aportado numerosos datos sobre aspectos como el aumento de la población mundial o la reducción de las reservas de carbono, considera imprescindible “minimizar la huella medioambiental de la humanidad en el planeta”. Propone una intensificación sostenible de los suelos “para producir más alimentos con menos tierra, agua, fertilizantes y pesticidas, energía y emisiones de gases de efecto invernadero”. Por ello, afirma Lal, es necesario incrementar la eficiencia y reducir los residuos.

El nuevo honoris de la UdL ha cerrado su discurso recordando los 7 pecados de la humanidad descritos por Mahatma Gandhi: riqueza sin trabajo, placer sin conciencia, conocimiento sin carácter, comercio sin moral, política sin principios, religión sin sacrificio y ciencia sin humanidad . Rattan Lal ha añadido tres más: tecnología sin sensatez, educación sin relevancia y humanidad sin ninguna consideración por el suelo.

En su laudatio, el profesor Ildefonso Pla explicó que la búsqueda de Lal siempre ha relacionado la conservación de los suelos con el cambio climático, la producción y seguridad alimentarias y la protección medioambiental “influido por los problemas de su India natal y de Nigeria” , donde trabajó muchos años. En este sentido, es una labor investigadora “dirigida a solucionar los problemas más importantes, presentes y de futuro, de la población mundial”. También ha recordado que es doctor honoris causa por otras universidades de Alemania, Moldavia, Noruega y la India.

Por su parte, el rector de la UdL, Roberto Fernández, ha defendido la colaboración entre los científicos que analizan la naturaleza, los científicos sociales y los filósofos de la moral para que la humanidad y el planeta no se extingan. “No basta con el conocimiento científico, ni con sus predicciones, sino que a partir de estas bases debemos reflexionar sobre los valores que deben sustentar nuestra vida colectiva”, ha dicho. En este sentido, ha añadido que la ciencia sola no puede asegurar ni el bien de la humanidad ni el futuro del planeta porque no puede sustituir la responsabilidad política. Ciencia y política deben dialogar, escucharse y interpel·lar.se para ser efectivas, afirmó.

El rector, que ha elogiado la trayectoria de Rattan Lal porque combina su producción científica con el impulso cívico y ético y “su compromiso ecuménico con la humanidad y el planeta”, se mostró esperanzado con el futuro, aunque esto no signifique que nos podamos relajar. “Siempre habrá un Donald Trump entre nosotros que defenderá los intereses de los poderosos en lugar de nuestro futuro”, ha apuntado.

Etiquetado con:

Noticia clasificada como: GeneralUniversidades de Cataluña

Te gustó este artículo? Subscríbete a mi RSS feed