UNIVERSIDAD DEL PAÍS VASCO

La investigación, en la que participa la UPV/EHU, asocia una mayor duración de la lactancia materna con un mejor desarrollo cognitivo

Diversos estudios han asociado la duración de la lactancia materna con un mejor rendimiento intelectual en los niños. Sin embargo, pocos estudios han investigado los efectos protectores potenciales de la lactancia materna frente a problemas de comportamiento tales como síntomas de trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), y menos aún, frente a los trastornos del espectro autista (TEA). Un estudio en el que intervienen investigadores de la UPV/EHU sugiere que sí se da una asociación positiva de la lactancia materna con la función cognitiva.

En el estudio, en el que han participado los profesores de la Facultad de Psicología de la UPV/EHU Enrique Arranz y Manuel Sánchez de Miguel y el investigador de Biodonostia y colaborador de investigación de la UPV/EHU adscrito a la Facultad de Psicología Jesús Ibarluzea, se examinó la asociación entre duración de la lactancia materna y desarrollo cognitivo, atención, síntomas de TDAH y rasgos autistas, utilizando datos del Proyecto INMA. Este proyecto es un estudio nacional, coordinado con otros estudios internacionales, que analiza el efecto de contaminantes ambientales en diversos aspectos del desarrollo infantil. Se trata de una investigación longitudinal, que se viene desarrollando desde el nacimiento, en 2003, hasta la adolescencia, con grupos de niños y niñas de diversos puntos del estado.

En concreto, para la investigación ahora realizada se utilizaron datos de un total de 1.346 niños y niñas de las cohortes de Asturias, Gipuzkoa, Sabadell y Valencia. Los investigadores analizaron si la lactancia que recibieron hasta los cuatro meses, fuera de tipo predominante (recibían algún suplemento como zumos y agua) o exclusiva (solo lactancia materna, sin suplementación adicional), se relacionaba con el desarrollo cognitivo, rasgos del espectro autista o síntomas de TDAH, obtenidos en 2008, cuando los niños tenían una media de 4,9 años, edad a la que los niños y niñas fueron sometidos a diferentes tests.

Entre sus conclusiones, el estudio asocia, independientemente de los factores socioeconómicos, una mayor duración de la lactancia materna con un mejor desarrollo cognitivo y con menor presencia de rasgos del trastorno del espectro autista. Es decir, hasta ahora se consideraba que la lactancia materna tenía un efecto positivo en el desarrollo cognitivo del niño debido a la interacción madre-bebé, de la cual carecen, por ejemplo, los niños institucionalizados. Sin embargo, estudios previos, gracias a las técnicas de análisis de datos existentes hoy, ya habían permitido identificar separadamente las variables, y determinar que los ácidos grasos de los que provee la lactancia materna activan la sensibilidad del sistema neurológico a los estímulos sociales. “Lo novedoso de este estudio sugiere el papel protector frente a rasgos autistas, aunque la relación causal no se puede establecer, pues intervienen otros factores y son necesarios nuevos estudios”, explica Jesús Ibarluzea.

En conclusión, este estudio proporciona evidencia adicional de una asociación positiva de la lactancia materna con la función cognitiva, al margen de los factores socio-ambientales. También sugiere un papel protector contra los rasgos autistas. Los resultados apoyan las recomendaciones para prolongar la duración de la lactancia materna a fin de promover el desarrollo infantil.

“La decisión de la mujer y su pareja respecto a la lactancia debe ser, en cualquier caso, debe ser informada, pero libre. La lactancia materna es beneficiosa, pero no se puede deducir que sea imprescindible y que no dar pecho sea un sacrilegio”, indica el catedrático Enrique Arranz.

Referencia bibliográfica

Boucher, O., Julvez, J., Guxens, M., Arranz, E., Ibarluzea, J., de Miguel, M. S. & O’Connor, G. (2016). Association between breastfeeding duration and cognitive development, autistic traits and ADHD symptoms: a multicenter study in Spain. Pediatric Research. DOI: 10.1038/pr.2016.238