UNIVERSIDAD CATÓLICA DE VALENCIA

El profesor de la Universidad Complutense ha participado en los Cursos de Verano de la Universidad Católica de Valencia

El catedrático de Economía de la Universidad Complutense de Madrid José T. Raga ha participado en los Cursos de Verano de la Universidad Católica de Valencia (UCV), en los que ha asegurado que el “egoísmo proteccionista” ha terminado con la conciencia de ayuda entre países con la que se creó la Unión Europea.

“En Europa vamos hacia atrás porque las mentes de los que hoy deciden son distintas a las de los artífices de la UE, como Adenauer o De Gasperi, unidos a intelectuales como Jean Monnet. Se trataba de políticos de una generosidad absoluta y con un concepto de persona, titular de los derechos y de la dignidad, que no puede quedar desprotegida de modo que unos lo tengan todo y otros se queden sin nada. Se sabía que Italia iba a necesitar ayuda y en sus conciencias no había dudas: se ayudaría al que lo necesitase”, ha recordado.

Para Raga el denominador común del proteccionismo, “desde el más estricto al más laxo”, es el egoísmo: “De ese mundo global, sin fronteras y, por tanto, con libertad de comercio del que hablamos tanto es mentira. Existe un conjunto de prácticas proteccionistas abiertas y otras encubiertas, por parte de países y de bloques como la UE, de modo que vivimos la ficción de un fariseo, que dice una cosa y luego hace la contraria”.

“En cuestión de industria agrícola, existen muchos países en vías de desarrollo que podrían exportar buena parte de sus productos a Europa pero que no lo pueden hacer porque tenemos la falta de conciencia de afirmar que esto deterioraría a nuestros agricultores. No nos importa que ellos se mueran de hambre. Ahí tenemos también la razón del éxito de Trump en Estados Unidos o el ejemplo del nacionalismo en España, proteccionista por su naturaleza egoísta”, ha lamentado.

EL INCIENSO DE LA OMC

Raga ha subrayado que todos los ciudadanos tienen “parte de responsabilidad” en esta cuestión: “Cuando votamos hemos de elegir a representantes con ideas que defiendan el bien común y no para proteger a sectores económicos o a unos países frente a otros. ¿Qué hacemos las personas por denunciar esta situación? ¿Qué hacen las instituciones? ¿Qué hace la Organización Mundial del Comercio?”.

“Uno lee las conclusiones de las reuniones periódicas de la OMC y son todo lamentos y optimismos por igual, pero no hacen nada efectivo por el libre comercio. Hay una reunión de nuevo el próximo mes de septiembre en Buenos Aires y se volverá a decir con mucho incienso que hay que hacer todos los esfuerzos para liberalizar el comercio, pero luego todo queda en agua de borrajas”, ha aseverado.

Raga no tiene dudas, por tanto, del camino a seguir: la libertad de comercio es el objetivo a conquistar. Como decía el economista del siglo XVIII David Ricardo “la libertad de comercio es la práctica económica que más bienestar puede producir al ser humano; optimiza costes y reduce precios”.