UNIVERSIDAD CATÓLICA DE VALENCIA

La violencia de hijas menores hacia sus padres deja de ser “excepcional” y se dispara a un 20 por ciento del total, según el juez Florencio Izquierdo

El magistrado juez Florencio Izquierdo, del juzgado número 3 de Valencia, ha participado en el Curso de Verano de Criminología de la Universidad Católica de Valencia con una conferencia en la que ha alertado del aumento de violencia ejercida por hijas menores hacia sus padres, que se ha disparado a un 20 por ciento del total de este tipo de violencia intrafamiliar ascendente.

En este sentido, Izquierdo ha afirmado que “se trata de un dato que hace que el maltrato de hijas hacia sus padres, haya dejado de ser excepcional como lo era hace algunos años.

En su intervención, el ponente ha realizado una exposición sobre el origen, causas y características de este tipo de violencia y ha hecho referencia a las medidas que disponen los jueces para aplicar en estos casos.

Así, Izquierdo ha detallado que en 2016 en la provincia de Valencia se registraron 606 casos de violencia familiar ascendente, de los cuales 87 eran de menores de entre 12 y 14 años, 250 casos de menores de entre 14 y 16 años; y 270 casos de menores de entre 16 y 18 años.

En este punto, el ponente se ha preguntado si “es conveniente o no que los menores de 14 sigan excluidos del Derecho Penal de Menores”.

Asimismo, el juez de menores ha especificado que “los mayores de entre 14 y 16 años ejercen una violencia mucho más psicológica, con insultos y vejaciones; y los mayores de 16, además de estas, llegan al maltrato físico”.

Por otra parte, Izquierdo ha lamentado que la mayor parte de las ocasiones, la violencia intrafamilar ascendente la recibe la madre, porque está más en contacto con los hijos y porque “no devuelve los golpes”.

En lo que a las medidas de las que disponen los jueces para aplicar en los casos de violencia intrafamiliar ascendente, el juez ha enumerado tres: internamiento, a varios niveles; tratamiento ambulatorio; y libertad vigilada.

En este punto, Izquierdo ha lamentado que en la Comunitat Valenciana haya un único centro de internamiento terapéutico con “solo” 20 plazas. Una realidad que el juez ha estimado “a todas luces insuficiente”.