UNIVERSIDAD CATÓLICA DE VALENCIA

El Obispo Auxiliar y Vicecanciller de la Universidad Católica de Valencia ha participado en el Curso de Verano ‘La pregunta sobre Dios en la universidad’

El vicecanciller de la Universidad Católica de Valencia (UCV) y obispo auxiliar de Valencia Esteban Escudero ha impartido una conferencia en el Curso de Verano ‘La pregunta sobre Dios en la Universidad’, en la que ha señalado que abogar por la desaparición de la filosofía de los centros escolares es “seguir la lógica del relativismo”.

El “olvido” de la filosofía en los planes de enseñanza es “perfectamente congruente” con la idiosincrasia de la sociedad posmoderna, según Escudero: “Hoy las preguntas últimas no interesan. Solo importa lo inmediato, el ahora y, quizás, lo de mañana por la mañana, pero se descarta pensar con profundidad en el pasado, el presente y el futuro”

“La filosofía afronta cuestiones decisivas que mucha gente hoy no se plantea porque prefiere mantenerse en una actitud frívola, propia del pensamiento débil. La vida, la verdad, el amor, el arte o el bien y el mal, son planteamientos que hoy se dilucidan con simples opiniones en las que todo vale. Cada uno desde su punto de vista sin auténtica confrontación de ideas”, ha lamentado.

“Inmersa” en el relativismo, Escudero ha apuntado que la cultura posmoderna obvia la “pregunta metafísica sobre la existencia de lo absoluto” y, por tanto, la pregunta sobre Dios. De su existencia o no “depende la explicación que se le dé a por qué existe el mundo, la evolución cósmica, el origen de la vida, o por qué apareció la conciencia. La creencia ofrece así una explicación “hacia atrás”.

“También da una explicación al presente -qué es el ser humano, qué destino le espera, qué es el bien y el mal, es cuestión de votos y opiniones o existe una ley natural sancionada por Dios?- y al futuro: ¿es la muerte el destino último del ser humano o hay algo más?”, ha indicado.

CREER EN DIOS ES “CONGRUENTE” CON LA RAZÓN

Por otro lado, el vicecanciller de la UCV ha aseverado también que la religión “debe dialogar con la razón”; tanto la creencia en Dios como la fe en Jesucristo han de ser “congruentes” con la razón, porque de otro modo “no serían un acto humano”. Así, la voluntad de una persona puede “adherirse” a una religión, pero también la inteligencia “tiene algo que decir al respecto”.

Todo el problema de la existencia del mundo, “llevado hasta sus últimas consecuencias”, posee una “razonabilidad” para Escudero: “Ayudado por la Gracia Santificante, una persona puede ver claramente cuando afirma que cree en Dios que eso es congruente con su razón, que el pensamiento filosófico le permite dar ese salto de fe”.

El vicecanciller se ha referido en su conferencia a un pensamiento expresado por Joseph Ratzinger en sus primeras obras, antes incluso de ser Cardenal, sobre una de las diferencias esenciales entre el cristianismo y el resto de religiones.

“Todas las religiones históricas son manifestaciones del hombre hacia Dios, de cómo el hombre busca a Dios. Se lo representa o imagina como uno solo, o muchos, o como un silencio de la divinidad, por ejemplo, en el budismo. Siempre son construcciones de abajo hacia arriba, mientras que con Abraham y todo el Antiguo Testamento del judaísmo es distinto. Ya no es el hombre el que intenta comprender la divinidad; es Dios el que llama a Abraham a salir de su tierra y de su parentela, el que se dirige a Moisés y a los profetas”, ha explicado.

Con el cristianismo, además, “Dios se presenta directamente en medio de la humanidad”. Por ello, la adhesión a Cristo “es un asentimiento razonable: Dios ha venido al mundo y nosotros lo aceptamos”.

EL FILÓSOFO MIGUEL GARCÍA-BARÓ APUNTA A LA NECESIDAD DE “PURIFICAR” LA NOCIÓN DE DIOS FRENTE A “BARBARIDADES” COMO EL TERRORISMO YIHADISTA

El filósofo Miguel García-Baró, profesor de la Universidad Pontificia de Comillas, ha afirmado en Curso de Verano ‘La pregunta sobre Dios en la Universidad’ que “sin Dios no se puede luchar contra dios”, en el sentido de que “necesitamos una purificación de la noción de Dios” pues “entender que el terrorismo o las políticas disparatadas se hacen en su nombre es una blasfemia enorme”.

El filósofo español ha impartido una conferencia en la que ha afirmado que “la cuestión de Dios en el pensamiento de hoy es especialmente difícil, aunque también más interesante que nunca: tenemos que tener en cuenta la historia reciente, pues cuando el hombre ha intentado crear sistemas de presunto perfeccionamiento del mundo que han terminado en catástrofes absolutamente inconcebibles y perversidades que parecen que no corresponden a la naturaleza humana es cuando se ha planteado este asunto”.

En la sesión de hoy ha participado también Miguel Navarro Sorní, catedrático de la Iglesia de la Facultad de Teología San Vicente Ferrer, que ha pronunciado la ponencia “Una Fe capaz de anunciar el Evangelio en la cultura de la increencia.”