UNIVERSIDAD DE LA RIOJA

EL CURSO TIENE LUGAR DEL 10 AL 14 DE JULIO EN LA CAPITAL SUIZA

El Curso de Verano ‘Los derechos humanos en el contexto de la movilidad humana: desafíos frente a una crisis multidimensional’ de la Universidad de La Rioja se desarrolla, del 10 al 14 de julio, en Ginebra (Suiza).

Esta es una de las actividades de los Cursos de Verano UR 2017 que, del 19 de junio al 25 de noviembre, ofrecen cine, cursos, idiomas, campos de trabajo y campamentos urbanos. Están patrocinados por el Banco Santander a través de Santander Universidades y cuentan con la colaboración casi un centenar de empresas y entidades.

En este caso, cuenta con el patrocinio del Gobierno de La Rioja y el Parlamento de La Rioja y la colaboración del Departamento de Derecho de la UR, la Cátedra de Ciudadanía Democrática y Libertad Cultural de la UR y el College Universitaire ‘Henry Dunant’.

Dirigido por Ana M.ª Vega, responsable de la Cátedra de Ciudadanía Democrática y Libertad Cultural de la UR, y coordinado por Alfred Fernández, este curso abre un espacio de debate y reflexión acerca de si es posible superar un modelo de política migratoria construida desde un enfoque de seguridad nacional y contención de los movimientos migratorios para pasar a otro modelo basado en un enfoque de derechos humanos.

La movilidad humana, ya sea internacional o interna, es uno de los principales temas de la agenda mundial. En estos dos años la gran protagonista ha sido la inmigración forzosa, personificada por los acuerdos de paz adoptados en Colombia, que ponen fin a décadas de desplazamientos forzados, violencia, pobreza y muerte.

En su aspecto negativo, esa inmigración alcanza un doloroso eco en los más de un millón de refugiados que, principalmente a través del Mediterráneo, han entrado en Europa procedentes de Siria, Afganistán, Irak, Somalia y otros países que viven circunstancias trágicas.

La mal llamada “crisis de los refugiados”, en su doble vertiente de masiva catástrofe humanitaria y de gravísima crisis para la Unión Europea, es una crisis multidimensional que ha puesto contra las cuerdas al sistema europeo de asilo y refugio. A este preocupante panorama, se une en fechas recientes la dura política migratoria de los EE UU. Ambas cuestiones han sido utilizadas como combustible para el ascenso de movimientos nacionalistas y políticos populistas que promueven la xenofobia, los sentimientos antiinmigración y el euroescepticismo.