UNIVERSIDAD CATÓLICA DE VALENCIA

La autora de Imperiofobia y leyenda negra, participa en los Cursos de Verano de la Universidad Católica de Valencia

La escritora e historiadora Elvira Roca, autora del libro Imperiofobia y leyenda negra, además de profesora y colaboradora del CSIC y la Universidad de Harvard, ha asegurado en el Curso de Verano de historia y cultura española que los nacionalismos “se han envuelto siempre en la leyenda negra, centrada en la Inquisición y la conquista de América”.

“Si uno quiere la destrucción de España se apoya en los argumentos tradicionales que dicen que este país ha sido la representación máxima del horror, por lo que su destino más moral posible es su destrucción. Lo que, por supuesto, es absolutamente falso”, ha expuesto.

Roca ha advertido de que esa “voluntad disgregadora” no es solo nacionalista: “La gestión del rencor se hace tanto en horizontal como en vertical, de manera territorial o social. Por ejemplo, Podemos encuentra también parte de su argumentación en la leyenda negra, como se vio cuando se negaron a celebrar la fiesta del 12 de Octubre. Necesita crear un enemigo que sea lo más atroz posible para justificar la propia existencia”.

“Evidentemente, se derribaron muchos regímenes con la llegada de los españoles; pero el que ellos trajeron a América era mucho mejor que los que había antes. España ofreció un sistema político y social mucho más benigno que los impuestos por las etnias dominantes en los distintos territorios ¿Por qué si no hubo tantos siglos de lealtad de los indígenas al imperio español?”, ha aducido.

En ese sentido, Roca ha recordado el momento de las independencias en el siglo XIX, en las que los criollos se rebelaron contra el imperio español, pero no así los indígenas, “que estuvieron siempre del lado de las monarquías católicas”. Por supuesto que los españoles llegaron y acabaron con muchas cosas, como se ha hecho siempre en cualquier conquista, como hicieron los romanos al llegar a España. Pero yo no me quiero ir a vivir a Numancia, prefiero una ciudad romana con las calles empedradas, agua potable, acueductos y un sistema legal reconocido. Esa fue la elección que hicieron los indios. Es de una simpleza absoluta.

“ALGUNOS DEBERÍAN IRSE A VIVIR CON LOS AZTECAS, A VER QUÉ LES PARECÍA”

“Por supuesto que en la conquista los españoles acabaron con muchas cosas, como se ha hecho siempre en cualquier conquista, como hicieron los mismos romanos al llegar a España. Pero yo no me quiero ir a vivir a Numancia, prefiero una ciudad romana con las calles empedradas, agua potable, acueductos y un sistema legal reconocido”, ha aseverado.

Comparable fue la elección que hicieron los indios entre la “barbarie” de regímenes como el azteca y el imperio español, según la escritora malagueña: “Es de una simpleza absoluta. Hernán Cortés jamás hubiera conquistado Tenochtitlan con los 300 soldados hábiles que le quedaban cuando llegó a la ciudad, de unos 80.000 habitantes, por lo menos. Es ridículo no darse cuenta de que los más de 50.000 teotonacas que iban con él lo hacían porque estaban hartos del régimen insoportable que impusieron los aztecas”.

“Algunos deberían ir a vivir bajo el régimen azteca a ver cómo les sentaría. Es una barbaridad afirmar que las religiones y culturas precolombinas eran superiores al cristianismo. De todos modos, la religiosidad que se manifestaba en Sudamérica entonces se sigue viendo hoy por todo el continente. El catolicismo siempre ha admitido el sincretismo, al contrario que el protestantismo”, ha manifestado Roca.