UNIVERSITAT JAUME I

El Grupo de Neurobiotecnología ha utilizado la plataforma Precipita de la FECYT y ha obtenido más de 4.000 euros para desarrollar el estudio

Investigadoras de la Universitat Jaume I de Castelló (UJI) han conseguido poner en marcha un proyecto de micromecenazgo para financiar un estudio de la Facultad de Ciencias de la Salud cuyo objetivo es frenar la enfermedad de Alzheimer utilizando técnicas de biotecnología e ingeniería de nanopartículas. Esta iniciativa se lanzó el pasado marzo a través de la plataforma Precipita y ha recaudado un total de 4.449 euros.

La directora del Grupo de Neurobiotecnología, la profesora de anatomía Ana María Sánchez, expresa su agradecimiento a todas las personas que han hecho posible llegar a la cantidad mínima desarrollar esta iniciativa, a las dos empresas que han dado apoyo económico al proyecto, PiperLab y Surus Inversa, y a Precipita, la plataforma especializada a promover la financiación colectiva de la ciencia creada por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad.

«Ciertamente, tenemos que reconocer que nos hemos quedado muy lejos del presupuesto óptimo para desarrollar el estudio, 25.000 euros, aun así consideramos que es un paso importante para implicar a la sociedad en la investigación, además, estamos satisfechas de haber sido el primer grupo de la UJI en participar Precipita», argumenta Ana María Sánchez.

El proyecto del Grupo en Neurobiotecnología financiado en parte por la iniciativa de micromecenazgo Precipita inicia una línea de investigación nueva desde el punto de vista técnico y conceptual, puesto que plantea «la fabricación de partículas víricas no nocivas mediante técnicas biotecnológicas para estudiar la muerte neuronal en los estadios iniciales de la enfermedad de Alzheimer y restaurar las proteínas dañadas para frenar su curso», según la investigadora y profesora de Anatomía del Grado en Medicina de la UJI.

Este trabajo forma parte de una de las líneas de investigación que desarrolla el equipo liderado por Ana María Sánchez, cuya misión es contribuir al conocimiento del funcionamiento óptimo cerebral y las consecuencias que se derivan de procesos crónicos inflamatorios. De hecho, sus objetivos son transversales y, en consecuencia, aplicables a otras enfermedades y alteraciones neurológicas y psiquiátricas de carácter inflamatorio.

El Grupo de Neurobiotecnología de la Universitat Jaume I desarrolla varias líneas básicas de investigación. La primera se centra en el estudio de la señalización intracelular en el cerebro inducida por péptidos de la familia insulina-relaxina y sus efectos en el comportamiento (comportamiento social y memoria). Por otro lado, estudian cómo esta señalización puede estar alterada en situaciones patológicas en enfermedades del desarrollo como el autismo y enfermedades neurodegenerativas (Alzheimer). Estas cuestiones se abordan utilizando técnicas biotecnológicas y la construcción de partículas víricas y nanopartículas para la modulación in vivo de la expresión génica.

Etiquetado con:

Noticia clasificada como: Investigación universitariaUniversidades de la Comunidad Valenciana

Te gustó este artículo? Subscríbete a mi RSS feed