UNIVERSIDAD CATÓLICA DE VALENCIA

Asegura que en España “no se respeta la presunción de inocencia” y recuerda que no es “un privilegio de las clases elitistas”

El abogado catalán y uno de los padres de la Constitución, participa en los Cursos de Verano de la Universidad Católica de Valencia

El abogado Miquel Roca i Junyent, se ha mostrado hoy en los Cursos de Verano de la Universidad Católica de Valencia (UCV) “convencido” de que en Cataluña “la sangre no va a llegar al río” y ha apostado por “defender la Constitución” frente a la situación “conflictiva” que se vive en la actualidad.

“Soy un defensor de la Constitución del 78. Fue un proceso clave y muy exitoso desde el punto de vista del establecimiento de unas instituciones democráticas y un régimen de libertad y convivencia para todos”, ha expuesto.

Ante las voces políticas que reclaman una reforma de la Carta Magna, Roca ha asegurado que la sociedad española “debe estar abierta a la reforma” pero sabiendo “hacia dónde se va”. Para el abogado catalán iniciar un proceso de “reformar por reformar suele terminar mal”.

“Toda generación tiene derecho a participar en un proceso de revisión constante de su ordenamiento jurídico. De hecho, los escribidores de la Constitución lo fuimos casi en los términos de Vargas Llosa: fue la sociedad la que nos decía que teníamos que escribir. Sin embargo, creo que en este momento existe quizás más deseo de reforma que concreción sobre el contenido de la reforma. Hoy por hoy, creo la Constitución hay que defenderla”, ha aseverado.

PRESUNCIÓN DE INOCENCIA Y PRESUNCIÓN DE CULPABILIDAD

Por otra parte, Roca ha reflexionado en su intervención en torno a la influencia que los juicios paralelos tienen en el principio de presunción de inocencia y de qué manera influyen en la independencia del poder judicial.

En opinión de este padre de la Constitución, en España “no se respeta la presunción de inocencia. Es más cómodo, casi más gratificante, presumir que alguien es culpable. La tradición inquisitorial aquí es muy fuerte y se tuvo que luchar mucho para sustituir la presunción de culpabilidad por la de inocencia”.

“Conquistar la presunción de inocencia fue una gran victoria del Estado de derecho y, sobre todo, de las clases populares. A veces se piensa que la presunción de inocencia es un privilegio de las clases elitistas y no es así. Fueron las clases populares las que la necesitaron para defenderse del poder feudal”, ha remarcado.

En ese sentido, Roca ha indicado que la “presión” de los medios de comunicación en el ejercicio de su libertad de información, genera unas “tensiones nuevas” que no existían hace cincuenta años: “La presunción de inocencia y la labor informativa de los medios deben legar a un punto de equilibrio, aunque es muy complicado”.

“Este problema, no obstante no es solo de España, pasa en Francia, en Gran Bretaña y en todas partes porque la presunción de inocencia no requiere simplemente de que recordemos que existe sino que precisa de una actitud exigente y constante de defensa, pues se trata de un valor fundamental para nuestro Estado de derecho”, ha subrayado.