UNIVERSIDAD DE NAVARRA

– Investigadores del Museo de Ciencias Naturales de la Universidad de Navarra han reunido más de 72.000 georreferencias de mamíferos y 150.000 de peces

El grupo editorial de la revista científica Nature y su web Nature.com han publicado dos trabajos sobre datos recopilados por investigadores de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Navarra en los últimos 40 años. Estos corresponden a cráneos, mandíbulas y esqueletos de 36 especies de pequeños mamíferos -que aportan más de 72.000 especímenes georreferenciados-, la mayoría procedentes del área de 10.000 kilómetros cuadrados que constituye la Comunidad Foral. Todos forman parte de la Colección de Vertebrados del Museo de Ciencias Naturales, que cuenta con 1,5 millones de ejemplares, y que es el segundo museo universitario de España.

“Navarra posee una alta diversidad porque es una zona de transición entre tres regiones biogeográficas: atlántica, mediterránea y alpina. Además, estos registros de pequeños mamíferos se están enriqueciendo desde 2015 con varios proyectos en la Zona Media y la Ribera, relacionados con egagrópilas de lechuzas: las bolas de alimento no ingerido que las rapaces regurgitan y que aportan información muy valiosa sobre la evolución de las comunidades de pequeños mamíferos”, explica el investigador y coordinador del estudio, David Galicia.

La Península Ibérica: rica también en peces

El segundo artículo aporta un extenso registro de peces de agua dulce (dulceacuícolas) que permite conocer la composición de las comunidades que habitan los ríos navarros, su funcionamiento o los efectos que la actividad humana tiene sobre ellos. El profesor Rafael Miranda explica que para llevar a cabo investigaciones de este tipo es necesario contar con datos abundantes tomados a lo largo del tiempo: “Durante años, distintos investigadores del departamento de Biología Ambiental de la Universidad han documentado cerca de 150.000 medidas de peces pertenecientes a 41 especies, recogidas en 233 localizaciones de ríos de la Península Ibérica”.

Estos registros permiten al experto afirmar que los ríos de la Península conservan su diversidad. “En España y Portugal persisten numerosas especies de peces endémicos, que solo existen aquí. Sin embargo, no hay que olvidar las amenazas que sufren por la extracción del agua dulce o las especies invasoras”, indica.

Los datos de ambos estudios publicados en Nature.com se han extraído de las colecciones del Museo del centro académico. “Parte de nuestro trabajo consiste en recogerlos, gestionarlos y compartirlos con otros investigadores a través de redes internacionales como GBIF. Este hecho resulta clave para la elaboración posterior de informes sobre la biodiversidad del planeta, a partir de los cuales se tomen decisiones que protejan nuestro entorno”, concluye el profesor de Biología Ambiental David Galicia.