UNIVERSIDAD DE GRANADA

El libro, de Philippe Sénac y Twafiq Ibrahim, da cuenta de unos 141 sellos de plomo del primer cuarto del siglo VIII, de una importancia excepcional para la historia y la arqueología de España y Francia meridional en la alta Edad Media. Estos pequeños objetos con caracteres cúficos vienen a confirmar de forma irrefutable que “los árabes sí invadieron España” (Pierre Guichard)

La Editorial Universidad de Granada acaba de publicar “Los precintos de la conquista omeya y la formación de al-Ándalus (711-756)”, un libro de Philippe Sénac (arqueólogo e historiador, catedrático de Historia Medieval de la Universidad de Paris Sorbona) y Twafiq Ibrahim (titulado en las universidades de Rhode Island y London School of Economics and Political Science, y máster de Historia por la School of Oriental and African Studies de Londres) en el que los autores dan cuenta de 141 sellos de plomo del primer cuarto del siglo VIII, que son de una importancia excepcional para la historia y la arqueología de España y Francia meridional en la alta Edad Media, por cuanto estos pequeños objetos con caracteres cúficos vienen a confirmar de forma irrefutable que “los árabes sí invadieron España”, afirma Pierre Guichard (Universidad de Lyon-II Lumière), autor del prólogo de este volumen, quien, asimismo, añade: “Los sellos llevan grabadas inscripciones árabes que los convierten en verdaderos `documentos oficiales´, comparables a los de archivos, en una época en la que estos no existían. Fechados con exactitud entre los años 711 y 756, su relación con la conquista árabe resulta evidente. “Si consideramos la totalidad de los ahora conocidos y presentados en este libro, tampoco cabe ninguna duda de su uso: fueron atados a bolsas llenas de botín en moneda u objetos valiosos corno joyas y a recipientes con productos alimenticios (grano o harina, por ejemplo), recaudados por los conquistadores como tributo”.

En algunos casos pudieron estar ligados directamente a estos objetos, a documentos, o incluso a personas, y sus inscripciones en escritura cúfica servirían para validar el carácter legal de lo que así se sellaba. Todo, en el marco del sistema religioso, político, fiscal, administrativo y económico del al-Andalus arabo-musulmán que estaba instaurándose en aquel momento.

Estudios sobre la conquista de la Península Ibérica

Para los autores de este volumen, la conquista de la Península Ibérica a principios del siglo VIII ha suscitado recientemente un gran número de trabajos, entre los que figuran varias obras destacables como las de Pedro Chalmeta (2003), Eduardo Manzano Moreno, (2006), Felipe Maíllo Salgado (2011), Luis Ángel García Moreno (2013) y Alejandro García Sanjuán (2013). “En menos de una década –aseguran– esta controvertida cuestión ha vuelto a ganar protagonismo y todavía convendría mencionar las actas de las reuniones tituladas `Del Nilo al Ebro´ y `Del Nilo al Guadalquivir´ (2009 y 2013), así como el coloquio `Mahoma y Carlomagno. Los primeros tiempos´, con motivo de la XXXIX semana de Estudios Medievales de Estella (2013)”.

Teniendo en cuenta la gran variedad de estos objetos, los autores de este estudio han decidido presentarlos según su origen geográfico, en la Narbonense y en la Península Ibérica, “después de comentar dicho corpus a partir de los temas que figuran en las leyendas grabadas en caracteres cúficos, aunque muchas de ellas son todavía ilegibles como consecuencia de su mal estado de conservación, o incluso indescifrables debido a la ausencia de algunas letras. Esta elección, sin duda discutible respecto a la cronología de las operaciones, se justifica asimismo por el hecho de que los primeros, descubiertos en la Narbonense, provienen casi totalmente del mismo yacimiento arqueológico, mientras que los segundos proceden de diferentes lugares y nunca de excavaciones arqueológicas”.

El libro, de casi 160 páginas y numerosas ilustraciones de los sellos de plomo, ha sido traducido por Rafael G. Peinado Santaella y Bilal Sarr, y cuenta con tres grandes capítulos, dedicados al mobiliario de la narbonense, los sellos de la Península Ibérica, y los reflejos de la conquista, así como apartados dedicados a agradecimientos, prólogo de Pierre Guichard, fuente y bibliografía, catálogo, y leyendas de precintos.