UNIVERSIDAD DE NAVARRA

– “El problema está en que mentimos y no hay consecuencias”, señaló durante una conferencia organizada por la Universidad de Navarra

“En España somos bastante precoces en la mentira, ya que  empezamos a practicarla a partir de los dos años y medio”, aseguró la psicóloga María Jesús Álava Reyes durante una conferencia sobre “El poder de la mentira” organizada por la Facultad de Educación y Psicología de la Universidad de Navarra.

“Sin embargo, más del 50% de las mentiras se quedan sin descubrir” y, además, “la mayoría de las veces el problema está en que mentimos y no hay consecuencias”, aseguró. “La mentira está siempre en la raíz del sufrimiento”, dijo.

Según esta experta, se miente en todos los ámbitos y niveles. Respecto a la política, dijo que en “este país no se pide casi nada para dedicarse a ella, y luego se entrena a los políticos para que lleguen a las emociones”. “Es fácil manipular en estas circunstancias”, concluyó.

En cuanto a las diferencia entre hombres y mujeres, Álava Reyes aseguró que ambos mienten por igual, pero las mujeres toleran en general peor la mentira, “sobre todo en algunas esferas, como puede ser el campo de la afectividad”.

El perfil del mentiroso y cómo detectarlo

“Al mentiroso se le detecta por la contradicción, lo que pasa que esto requiere un seguimiento”, afirmó la psicóloga, quien agregó que existen diferentes tipos de mentirosos con rasgos y motivaciones distintas: “Hay veces en que la mentira se utiliza por venganza, y esto es muy peligroso”. Y señaló que “los introvertidos mienten más que los extrovertidos; y lo hacen para ocultarse; no les gusta mostrarse, las suyas son  mentiras muy elaboradas”.

La especialista en coaching ejecutivo y recursos humanos habló de una “triada oscura”, que estaría compuesta por las personas narcisistas; las personas con altos niveles de psicopatía, que son  aquellas que no tienen empatía y que disfrutan con la maldad y que se toleran todo lo que hacen y se lo justifican; y finalmente, las personas maquiavélicas, que “suelen escoger como víctimas a las personas más ingenuas y generosas”. “Estos tres perfiles que componen la tríada tienen un rasgo común, y es que los tres son muy hábiles en manipular”.

En este punto, la ponente quiso hacer referencia a las situaciones de acoso en las que “el acosador de entrada se muestra encantador, pero cuando siente que tiene la situación bajo control y a la ´víctima´ enganchada afectivamente, es cuando  sale el auténtico yo”, señaló, e hizo referencia a los jóvenes: “Nos encontremos con niñas de 13 y 14 años totalmente fiscalizadas, asfixiadas, a las que les cuesta reaccionar, porque no son capaces de actuar desde la razón, sino desde lo afectivo”. En su opinión, “lo que hay que conseguir es empoderar a las víctimas, darles la capacidad de que vuelvan a ser personas libres”, y para ello hay que potenciar sus cualidades, su autoestima y mostrarles la seguridad que no tienen.

Este encuentro, organizado por la Facultad de Educación y Psicología de la Universidad de Navarra, contó con la colaboración con Career Services, Fundación Empresa Universidad de Navarra, y la Confederación de Empresarios de Navarra, que fue la sede de la conferencia.